Ley Federal de Acceso a la Información

Ley Federal de Acceso a la Información.#ICONOPeriodismo. En pasados días nos hemos reunido un raquítico grupo del Colegio de Periodistas de la entidad para saber más sobre dos temas claves : La Ley de Acceso a la Información y también la Ley de Protección de Datos personales… aquí los referentes

#AlvaroLópezTostado #EdicionesICONO. Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental tiene como finalidad proveer lo necesario para garantizar el acceso de toda persona a la información en posesión de los Poderes de la Unión, los órganos Constitucionales Autónomos o con autonomía legal y cualquier otra entidad federal. Entre los objetivos de la misma se encuentra el de promover la transparencia de la gestión pública mediante la difusión de información que generan los sujetos obligados; garantizar la protección de los datos personales en posesión de dichos sujetos; favorecer la rendición de cuentas a los ciudadanos, así como manejar la organización, clasificación y manejo de los documentos.

Esta Ley fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 11 de junio de 2002, entrando en vigor el día siguiente de su publicación y contempla, entre sus principales aspectos, la forma de mejorar la organización, clasificación y manejo de los documentos; las excepciones al principio de publicidad; el periodo de reserva; el ámbito de aplicación; la publicidad de información sin que medie solicitud ; el costo de la información; el período de resolución a una solicitud; el recurso de revisión; el control judicial; las responsabilidades y sanciones.

Acceso a Información
#EntreloPúblicoyPrivado

En esta materia, también se creó el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública, como un órgano de la Administración Pública Federal, con autonomía operativa, presupuestaria y de decisión, cuyo objetivo es promover y difundir el ejercicio del derecho de acceso a la información; resolver la negativa a las solicitudes de acceso a la información y proteger los datos personales en posesión de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal. También se hizo referencia a la emisión del Código de Ética para la Administración Pública Federal, el cual fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el 31 de julio del año 2002.

Este Código tiene como propósito la difusión de reglas claras para que, en la actuación de los servidores públicos, impere invariablemente una conducta digna. Por otra parte, la Comisión Intersecretarial para la Transparencia y el Combate a la Corrupción en la Administración Pública Federal, emitió el “Reporte a la Sociedad. Primeras Acciones en materia de transparencia y combate a la corrupción en la Administración Pública Federal.” Este reporte presenta a la ciudadanía la información respecto de las acciones llevadas a cabo por la Administración Pública Federal, la Procuraduría General de la República y diez entidades paraestatales, durante el primer año de funciones de la Comisión, a través de los compromisos establecidos por ellas en sus respectivos Programas Operativos para la Transparencia y el Combate a la Corrupción. El documento de referencia está disponible en la siguiente página de Internet

www.QIQgramaanticorrupcion.90b.mx

Ley Federal de protección de Datos
#CátedrasdePeriodismo.

Marco jurídico de la protección de datos personales en las empresas de servicios establecidas en México: desafíos y cumplimiento.

El desarrollo tecnológico y la economía digital, han traído entre muchas otras consecuencias, resaltar la importancia de la información en todos los sectores. Las empresas no están exentas del valor agregado que pueden dar los datos personales que forman parte de sus activos, por lo que su debido tratamiento, se ha vuelto un tema relevante en los últimos años. Factores como el uso indebido de la información o la vulneración de medidas de seguridad de la misma, ponen en riesgo la reputación de las empresas, y las podrían hacer acreedoras de sanciones, por lo que resulta necesario estudiar el tema desde una perspectiva regulatoria, que incluya: legislación, normas sectoriales y buenas prácticas.

En este sentido, las normas en el contexto nacional han contribuido a la construcción del derecho de protección de datos personales, y por ende a las obligaciones directas para el sector privado y empresas públicas, que, como parte de sus procesos, traten información.

En las siguientes líneas, el lector encontrará un análisis sobre los antecedentes del derecho de protección de datos personales, el valor económico y social de la información, el marco jurídico en materia de protección de datos personales en posesión de las empresas de servicios establecidas en México, un análisis del concepto y principios de interpretación de este derecho, y los desafíos y propuestas para implementar el cumplimiento de la Ley.

#InformaciónPública
#ProteccióndeDatos

En la sociedad de la información y el conocimiento, el manejo e intercambio de datos se ha convertido en una práctica habitual para las empresas de servicios. El uso de las tecnologías de la información y comunicación están presentes en casi todos los procesos, lo cual ha optimizado sus recursos. Sin embargo, también han propiciado una serie de desafíos en torno a la seguridad de la información, la protección de los datos personales y el cumplimiento de la regulación en la materia.

Los datos personales, en posesión de las empresas, abarcan dos vertientes: por un lado, la responsabilidad de guardar confidencialidad de los datos personales a su cargo, así como solicitar el consentimiento de los titulares, en caso de envío o cesión de información; por otro lado, el derecho que tienen los titulares de datos personales, para ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición de datos personales (derechos ARCO).

Derivado de lo anterior, un tema recurrente que se plantea a los operadores jurídicos es el relativo al cumplimiento de la regulación en materia de protección de datos personales en posesión de las empresas. Esto atendiendo, en primer lugar, a un marco jurídico nacional que impone deberes y obligaciones en el tratamiento de datos personales y, por otro lado, el desarrollo tecnológico, que permite recabar, procesar, tratar, transmitir o remitir grandes cúmulos de información, en tiempo real y a través de técnicas de fácil acceso.

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-21472018000100267

Valor económico y social de los datos personales. 

  • Marco jurídico del derecho de la protección de datos personales en México
  • Concepto y principios de interpretación del derecho de protección de datos personales
  • Desafíos y cumplimiento de la regulación en materia de datos personales en las empresas en México
  • Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares
  • Reglamento de la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares
  • Ley General de Protección de Datos en Posesión de Sujetos Obligados

El derecho a la no injerencia en la vida privada de las personas es un derecho humano reconocido desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Sin embargo, en el caso de México, el reconocimiento expreso del régimen de protección de datos personales en posesión de las empresas se hizo hasta 2010, lo cual ha propiciado un desfase de la regulación en la materia, en contraste con otros países.

Los datos personales tienen un alto valor económico y social. En su protección se encuentra una oportunidad para generar confianza entre los clientes y usuarios de servicios, para así consolidar los modelos de negocio.

saludos cordiales desde http://CirculodeJalisco.WordPress.com/

Anuncios

Encuentro Internacional de Periodismo GDL 2013

012-05-2013-Encuentro Internacional de Periodismo

 

website

Cuatro cualidades que debe tener un periodista freelance

Adam Westbrook

En el blog de Adam Westbrook, hay una lista imprescindible de cualidades que todo periodista freelance debe tener, o en todo caso, tratar de adquirir. Aquí las tienen:

1. Prolífico:

“Primero que nada, para ser bueno en cualquier forma de periodismo (escrito, blogging, video, podcast, infografía) debes ser prolífico. Debes crear mucho contenido, y compartirlo con el mundo. Solo hay una forma de volverse bueno en algo: la práctica. Práctica=proliferación”, señala Westbrook.

Además, da dos ejemplos destacables: Johann Sebastian Bach y Los Beatles. La banda británica compuso 307 canciones hasta el día en que sus miembros se separaron. Seguramente algunas de ellas no son buenas, pero necesitaban hacerlas para lograr sus mejores composiciones.  Por su parte, Bach componía 60 cantatas al año.

“Entonces, si estás decidido a ser un gran videoreportero, no lo conseguirás si te quedas sentado viendo video blogs y limpiando tus lentes. Levántate y crea un video. Cada semana. Semana tras semana”, termina Westbrook.

2 . Productivo

Ser productivo es vital para tener éxito como periodista freelance, y para eso hay que entender que el tiempo es dinero. Para usar bien el tiempo, hay que saber en qué momento del día trabajamos mejor.

“Esto va más allá de abrir la laptop a las nueve de la mañana y cerrarla a las cinco en punto. Se trata de eliminar las cosas de tu día que no contribuyen a tus ingresos. También se trata de comprender tu propia productividad: ¿A qué hora del día eres más productivo? ¿Qué sentido tiene empezar a trabajar a las nueve, cuando estás en tu mejor momento entre las seis de la tarde y la medianoche?”, indica Westbrook, que después propone la regla del 80/20.

¿En qué consiste esta regla? Simple:  el 20% del tiempo que gastas, debe generar el 80% de tus ingresos y viceversa.

“Si vas a ser prolífico y rentable, necesitas ser productivo con tu tiempo.  Así que restringe algunos momentos de tu día para tu trabajo, fracciona y usa algo como Google Calendar para controlarlo todo”, precisa Westbrook.

3. Profundo

El secreto está en decir algo que importe a los demás. Si quieres destacar en tu especialidad, debes ser profundo. En palabras de Adam Westbrook, “en este nuevo mundo que da miedo, la gente no solo quiere consumidores, agregadores de contenido o reporteros, quiere líderes. ¿Estás dispuesto a destacar? Siendo profundo, casi instantáneamente te colocas a un nivel más alto que el resto”.

4. Provocador

Y finalmente sé provocador. Agita las cosas. Ocasiona una discusión. En el post de Westbrook, se menciona el caso de la web Duckrabbit, que en varias ocasiones ha defendido los derechos de los fotógrafos explotados,y por eso es respetada por la audiencia, porque es mucho más que una simple compañía multimedia.

twitter

facebook 01

facebook 02

“El periodismo debe verse como servicio social, no como un negocio”

Banner Milenio

CULTURA • 5 JULIO 2013 – 6:05AM — ENRIQUE VÁZQUEZ

Hugo Gutiérrez Vega, escritor y periodista, editor del suplemento cultural más longevo del país, visita la Perla Tapatía para ofrecer una charla, organizada por la cátedra que lleva su nombre y es coordinada por la Universidad de Guadalajara.

Guadalajara • Hugo Gutiérrez Vega está de visita en Guadalajara para impartir hoy la conferencia “La importancia de la crítica literaria en el Periodismo Cultural”, organizada por la Cátedra que lleva su nombre y que es coordinada por la Universidad de Guadalajara (UdeG).

En entrevista para MILENIO JALISCO habló de algunos temas que abordará durante la misma, que está abierta a la comunidad universitaria y el público en general y que se realizará hoy a las 20:00 horas en la Sala Lola Álvarez, del Museo De las Artes de la UdeG, en avenida Juárez 975. La entrada es libre.

De la exposición que hará hoy ¿Cuáles son algunas ideas que más le entusiasman?

“Voy a dar una especie de análisis del periodismo cultural en México. Me parece que pasa por una situación muy crítica. En los últimos años se han cerrado muchos suplementos, esto empobrece la cultura del país. El papel principal del periodismo cultural es establecer los términos clarísimos del pensamiento crítico, los llamados estudios culturales, no sólo la promoción de la cultura académica o artística. Hablo de la crítica, de la moral social. Si esto desapareciera se frenaría el desarrollo intelectual y moral del país”.

El título de la conferencia incluye algo sobre “crítica literaria”…

“Sí, la crítica literaria es uno de los aspectos del periodismo cultural, en realidad hablaré de mi experiencia, espero que vayan muchos colegas periodistas culturales. Es necesario recordar que uno de los grandes problemas de comunicación de este país es el predominio de los medios electrónicos, los monopolios televisivos que al ser más fuertes que la misma Secretaría de Educación Pública (SEP), han empobrecido la cultura mexicana. Por ejemplo Televisa maneja 800 palabras de una lengua que tiene más de 60 mil vocablos. Hablaremos de cómo se ha banalizado la cultura, recordaremos a Carlos Marx y ese discurso sobre la verdadera vocación de la prensa que no es ser negocio, precisamente. Ante la situación, la esperanza es mantener los órganos vivos del periodismo cultural”.

¿Qué alimenta esa esperanza de la que habla?

“El interés de los jóvenes en estos temas; el hacer entender a la sociedad que el periodismo es un servicio a la comunidad, que si bien los periódicos tienen que sobrevivir, mejorar sus instalaciones y pagar bien a sus empleados, es entendible pero que un periódico no debe verse como un negocio sumamente lucrativa, al grado de violentar la verdad y ponerse al servicio de la ideología dominante. Los periodistas somos intermediarios y debemos buscar la verdad, expresarla arriesgando lo que sea necesario, debemos contribuir a la humanización de esta sociedad que ha sido deshumanizada con tanta violencia, últimamente. Hablaremos de la libertad de expresión también”.

¿En qué sentido o qué aspectos tocará de la libertad de expresión?

“Yo creo que lo más grave en el periodismo mexicano y en todos periodismos es la autocensura, ese caso del periodista que ‘calla’ para no correr peligro o que ‘dice’ para obtener algún beneficio. La autocensura es lo más grave. Hay periódicos que tienen una línea de fomento de la ideología dominante, que evitan o dosifican los aspectos críticos. En mi caso creo pertenecer a un periódico que los dueños son periodistas, la mayor parte y sabemos que no somos negocio, que nos interesa cumplir nuestra obligación para la sociedad y obtener un beneficio mínimo para seguir viviendo y comiendo las tres veces al día, como ve se trata de una aspiración modesta. Tenemos que seguir adelante con esa actitud frente a la realidad, cumpliendo nuestra responsabilidad mantendremos vivas las banderas del periodismo. De hecho se cumple, un ejemplo es todos nuestros compañeros de la frontera que viven el peligro cotidiano de ser periodista”.

Hugo Gutiérrez Vega

00 Informador 2010

“El periodismo cultural busca inquietar, y la felicidad”

Síguenos en: Periodismo|Tapatío
Posición. Hugo Gutiérrez Vega entiende por cultura donde se incluyen aspectos económicos, sociales y políticos. ESPECIAL
    • Medios de comunicación
    • Por: Eugenia Coppel

El poeta y periodista Hugo Gutiérrez Vega señala que no es lo mismo vender salchichas que vender ideas.

GUADALAJARA, JALISCO (07/JUL/2013).- Los suplementos culturales como el que tiene en sus manos –o que probablemente lee en línea— son “Robinsones” de la actual crisis del periodismo. Sobrevivientes informativos que, para Hugo Gutiérrez Vega (Guadalajara, 1934), desempeñan funciones nada desdeñables: “Abren el apetito intelectual e invitan a profundizar; fomentan la lectura y la curiosidad; desarrollan el espíritu crítico y la inteligencia”.

Pero la lógica empresarial en la mayoría de los diarios, es similar a la de los países en crisis económica: los primeros recortes van hacia la cultura. Difícilmente se verá que se eliminen las secciones de sociales o policiacas, dijo el intelectual tapatío, “porque en sociales se paga por salir y en la policiaca se paga por no salir”.

A punto de convertirse en un octogenario, el periodista, poeta, diplomático, abogado, actor y director de teatro, se considera afortunado por estar al frente de uno de los suplementos que se mantienen vivos en México: La Jornada Semanal,  donde cada domingo publica su columna “Bazar de Asombros”.

Su labor desde hace 15 años, explicó en el restaurante de su hotel en Guadalajara, consiste en dirigir un grupo de periodistas especializados en temas de cultura. Pero no sólo en lo que se refiere a las diversas expresiones artísticas, había advertido antes el maestro, sino “entendiendo por cultura lo que Max Scheler llamaba el ‘entorno histórico genético’”, donde se incluyen aspectos económicos, sociales y políticos que son esenciales para observar el desarrollo o involución de una sociedad.

Asuntos como migración, modernidad y posmodernidad, tecnología y deshumanización, temas de carácter político o la historia de las mentalidades, deben ser parte –según el editor— de esa “reflexión semanal sobre el estado de la cultura en el país y en el mundo”. Sin dejar de lado, claro está, la acción de tomarle el pulso a las expresiones artísticas actuales, y “recordar a las grandes figuras del pasado para que su experiencia sea útil a los lectores”.

Objetivos similares, si se analiza, a los de los Estudios Culturales, con los que el periodismo cultural también comparte la perspectiva crítica, seria y reflexiva. Pero a diferencia de los pesados documentos académicos destinados a leerse en el seno de las universidades, el enfoque periodístico “debe ser rápido y ameno”, para atraer al lector en lugar de repelerlo. Debe saber “cómo interesar sin caer en la demagogia”, continuó Gutiérrez Vega, quien suele pedir a sus colaboradores “trabajos periodísticos sobre temas profundos”.

Además de la buena escritura, “el periodista cultural tiene que ser un buen observador de la realidad inmediata, y tener olfato para distinguir qué es lo que interesa y qué es lo que siguen fundamentalmente los jóvenes”.

El autor de obras poéticas como Buscando amor, Cuando el placer termine y Las peregrinaciones del deseo, recomendó la especialización a quienes se dedican al periodismo cultural: “yo les insisto a mis compañeros que se especialicen. Que tengan una información general sobre la cultura y sobre el arte, pero que si les gustan las artes plásticas se enfoquen en eso”. Sobre todo si se consideran –dijo después— las características actuales del mercado.

Del derecho a las letras

Hugo Gutiérrez Vega está convencido de que al tratar temas que humanizan, “el periodismo cultural cumple una tarea civilizatoria en un mundo cada vez más incivil y deshumanizado”. Lo ha afirmado en varias ocasiones, entre ellas en su discurso de agradecimiento al recibir el Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara de 2010.

Desde muy joven debió haber tenido esa intuición, pues empezó a publicar en el suplemento cultural de EL INFORMADOR y en la revista Juventud (de los colegios jesuitas), mientras estudiaba Derecho en la Universidad de Guadalajara. Ya desde entonces se había interesado también por el teatro y la poesía, sin embargo, la oferta universitaria era todavía muy reducida a mediados del siglo veinte.

“No quedaba de otra en Guadalajara si uno tenía preocupaciones humanísticas”, contó el maestro sobre su primera decisión académica: “no había Filosofía, no había Letras, no había Sociología, no había Historia. La Universidad tenía las carreras tradicionales como Ingenierías, Ciencias Químicas, Medicina, Derecho y Contabilidad”.

Después de un año de ejercer la profesión de las leyes, Gutiérrez Vega se dio cuenta de que no era lo suyo y salió corriendo. Sin embargo, en cierto sentido se considera todavía “un abogado de la UdeG”: “Sigo admirando mucho el Derecho; me parece que no sólo es importante para la convivencia humana sino que es una belleza; es precisamente la justicia”.

Al ingresar a la Facultad de Letras en la UNAM fue cuando verdaderamente encontró su pasión. Luego vivió en Roma por algún tiempo, donde continuó sus estudios en letras italianas, dirigió el grupo Teatro Iberoamericano de Roma y convivió con los escritores y poetas Rafael Alberti, Mario Benedetti, Pablo Neruda y Miguel Ángel Asturias.

Antes, durante y después de haber sido miembro del Servicio Exterior Mexicano por 35 años –en los que fue Embajador de México en Grecia, y cónsul o agregado cultural en más de 10 países— Gutiérrez Vega continuó desarrollando, y hasta la fecha, sus aptitudes periodísticas y poéticas. “Pero mi actividad fundamental sigue siendo la poesía” afirmó para corregir después de unos segundos: “o más que actividad, la poesía es mi aspiración fundamental”.

“El periodismo no es negocio”

En casi 60 años, Gutiérrez Vega ha sido testigo de innumerables cambios en el oficio periodístico. Cuando dirigió la Revista de la UNAM –recordó ante unas 30 personas en su conferencia del viernes en Guadalajara— al equipo le tomaba varios días armar las páginas de la publicación mensual, pues era la época del “cúter y el resistol”. Hoy en día, esa tarea se puede lograr en 15 minutos.

Como la anterior, Gutiérrez Vega reconoce otras bondades de las nuevas tecnologías. “Puede haber muchas alteraciones en el trabajo virtual, pero es diálogo y la cultura es diálogo humano”, dijo en entrevista, y afirmó que la mayor parte de los lectores de su suplemento están en internet, y que las redes sociales se han convertido en importantísimas herramientas de comunicación. Hace unos días, incluso, sostuvo un videochat de dos horas en el que respondió las preguntas de sus lectores.

Pero su gusto personal lo tiene muy claro: “sigo pensando que el rito de tomar el café en la mañana y abrir el periódico, el olor a tinta y a papel recién salido de la imprenta, es un rito al que la humanidad no puede renunciar. Como no creo que se pueda renunciar a hacer el amor, a leer poesía, a leer una novela o a ir al cine; son cosas que la humanidad ha inventado y que tiene que conservar a como dé lugar”.

Además es innegable que el avance imparable de la virtualidad, aunado a los elevados precios del papel, son factores que han llevado a la prensa escrita a una situación crítica en el mundo entero. Y a esto se suma que en el México actual –afirmó Gutiérrez en su conferencia— la labor informativa es una de las más riesgosas.

“El periodista en México está sujeto a dos amenazas: si habla, se le castiga; si no habla, se le ignora. El crimen organizado, el narcotráfico, los intereses caciquiles, los grupos políticos antagónicos, todos ellos conspiran en contra de la tarea del periodista. Nunca había sido tan amenazado el periodismo como lo es ahora”.

Otro problema del periodismo, según este observador de la realidad nacional, “es que la mayor parte de los periódicos son propiedad de empresarios que consideran que el periódico es un negocio. Y el periodismo no es un negocio: es un servicio público” –aseguró el maestro— que aunque se sostiene de las ventas y la publicidad, “no se debe guiar por el criterio comercial”.

Reflexión y malicia

Y sobre todo “en un país dominado por ese aparato que es la televisión” –dijo Gutiérrez— uno que enajena a las personas, que fomenta el consumo, y “que responde a las necesidades del sistema capitalista”. En ese sentido, “es responsabilidad de la prensa escrita combatir la enajenación”.

“¿De qué manera? Proponiendo la reflexión sobre distintos temas y teniendo la malicia periodística para escogerlos (…) Porque no es lo mismo vender salchichas que vender ideas. Tenemos la responsabilidad de la seriedad intelectual, de la observación de la realidad inmediata, y de la idea clarísima de que el periodismo tiene que buscar la verdad. Y esto no es demagogia”, advirtió, “lo tiene que hacer a través de la buena fe, de la pericia formal y del estudio de la realidad inmediata”.

Al desafiar a los poderes fácticos, “el periodista cultural es un provocador” y lo que busca –según el tapatío— son fundamentalmente dos cosas: “inquietar y la felicidad, que se encuentra en las expresiones artísticas”.

“Porque es muy difícil vivir sin ver una película, sin leer un poema, sin ir al teatro, gozar un concierto o leer un libro constantemente. Porque si no se hace eso, ¿se puede seguir viviendo?”, se preguntó Gutiérrez Vega hacia el final de su conferencia.

“A la mayoría les vale por que tienen la tele, pero el suplemento demuestra que hay otras maneras de alcanzar la felicidad; que es lo que da el pensamiento crítico, la reflexión y la preocupación por los otros. Creo que esas son las funciones del periodismo cultural”.

Aguilar Camín y el periodismo

Nota de Jorge Medina Viedas MILENIO 30/Mayo/2010

Los medios de comunicación enfrentan cuestionamientos sobre la forma de abordar el problema de la violencia, y la amenaza sobre las empresas y los periodistas es latente.

En su condición de periodista, escritor e intelectual, Héctor Aguilar Camín tiene tiempo debatiendo este tema y lo hizo de nuevo en el foro Medios, violencia y responsabilidad social, el cual se celebró en la Universidad Veracruzana, el día de ayer.

El sustento de este debate se explica en parte porque los medios mexicanos, en realidad, no estaban preparados ni capacitados para abordar con rigor el asunto de la violencia sangrienta desencadenada por la lucha contra el crimen organizado. En consonancia con otras opiniones, el columnista de MILENIO Diario señala que, sorprendidos y rebasados por estos sucesos, el tratamiento escrito y gráfico ha derivado en amarillismo o en algunos casos en apología del delito.

La desviación anterior obliga a reflexionar sobre la responsabilidad social de los medios, una responsabilidad en la que debe mediar, sostiene Aguilar Camín, un “debate exigente”, porque, además, revela lo poco proclive que es la prensa mexicana a hacer la crítica de su propio trabajo.

En efecto, los medios no son lo suficientemente críticos consigo mismos en la medida en que lo son con otros actores de la vida pública, a quienes no pocas veces dan un trato ofensivo, y lo que es más grave, basado en sospechas o en datos poco confiables. (casos de Paulett, ABC Hermosillo, Diego Fdez. etc)

Es decir, no es común ver en la prensa lo que tanto exigen a los demás: al ponerse a salvo de la crítica, la falta de transparencia se pone de manifiesto cuando no se sabe de sus tirajes, de sus anunciantes, de las razones de por qué se omite o se publica cierta información, y si se publica por qué lo hace con ciertos sesgos.

El periodismo empeora sus circunstancias cuando las presiones del poder buscan limitar la libertad de informar y opinar. Sin embargo, los medios no tienen por qué desconocer sus propias limitaciones:

  • El tratamiento sin rigor de la información,
  • La falta de profesionalismo,
  • La ausencia de ética,
  • El abandono de la investigación

Hablan de un problema de distorsión del conocimiento, que es lo que debe marcar la pauta del buen periodismo.

Cuando esto sucede, cuando este último se repliega ante estas distorsiones, los resultados del trabajo en la prensa escrita o electrónica llegan a provocar:

  1. Veredictos erráticos,
  2. Juicios falsos o calumnias, y lo que es más grave, a…
  3. Provocar reacciones sociales contraproducentes.

El debate sobre el periodismo de nuestro tiempo aclara lo que somos como sociedad. Es verdad que a los medios en su conjunto, así como los tomó de sorpresa la transición política de la década pasada, y a sus expensas crecieron muchos árboles torcidos de la política y de la sociedad, hoy, la lucha contra el crimen que puso en marcha el gobierno de Felipe Calderón, además de sorpresiva, ya ha dejado marcas fatales que pueden convertirse en verdaderos estorbos para el desarrollo de la democracia mexicana.

En primer lugar, la violencia ya llegó a todos los ámbitos del país. No obstante, en los estados, se tiene a medio metro la espada de Damocles de los poderes fácticos, pero también de los poderes formales. El terrorismo fiscal contra el diario El Dictamen de Veracruz, ordenado por el candidato del PAN Miguel Ángel Yunes, es un grave atentado contra la libertad de prensa, y demuestra la persistencia malévola del uso político partidista del poder.

La vida de los medios ha cambiado. La conducta de las empresas y de los reporteros es diferente. Asimismo, sabemos que los periodistas no tienen los recursos jurídicos ni materiales para enfrentar las amenazas o los ataques violentos de tales poderes formales e informales, como tampoco el Estado ni sus propias empresas han estructurado los mecanismos eficaces para defenderlos.

Los datos proporcionados por el rector de la Universidad Veracruzana, Raúl Arias, en este mismo foro, son para alarmar a cualquiera. Desde esa batalla iniciada en diciembre de 2006, 20 periodistas han sido asesinados en México y seis más han desaparecido.

De los 48 periodistas asesinados desde 1992, 74% cubría temas relacionados con el crimen. 42% eran reporteros de la prensa escrita. Y el dato más grave, señaló el rector, es que 89% de los casos ha quedado impune.

En peligro los oficiantes y en crisis de identidad lo medios, se tiene que organizar la defensa decidida de ambos. Aguilar Camín insistió en la solidaridad entre todos los medios; consideró fundamental emplear su influencia a plenitud y de forma inteligente contra quienes atenten en su contra; pero también, el autor de La Guerra de Galio planteó que estos medios de comunicación apliquen una política editorial que acabe con distorsiones y amarillismo, que devuelva la nota roja a las páginas interiores y, al mismo tiempo, sugirió que, frente a las amenazas y agresiones de los poderes formales e informales, hay que usar la estridencia que con tanta eficacia se usa para otros casos.

Nota de jorge.medina@milenio.com

Enlaces y referencias virtuales ALVARO LOPEZ

Encrucijadas de la profesión….

Alvaro López Editor

La idea era simple, informar… la misión sencilla…  llevar mensajes… la visión… completamente universal… la realidad MODIFICA TODO.

Es inminente que un periodista se convierta en un denunciante permanente… y no porque lo haya pensado o preparado…. es la consecuencia de informarse antes de informar, es respuesta a la dedicación de un tema, de un hecho, de una nota, de un reportaje, de un evento…..

El periodismo vuelve a las personas “conciencias”, las convierte en jueces, en fieles de balanzas, en lanzas y en escudos también… su doctrina la información, su iglesia… su corazón, su templo la desolación, su audiencia su decepción.

Grandes personajes del periodismo, son víctimas propias de su heroísmo… se su convicción, de su propia información, de su propia evolución… que termina por vanagloriarse solo en su imaginación proyectando hacia los demás tarde o temprano su conmoción de verse 100% afectado, contaminado por todo aquello que en un principio solo era “La misión”.

Oh perversidad que acoge el periodista, el reportero y el cronista, que termina por sucumbir ante la frialdad de la realidad que informa, que nutre y que deforma esta gran CONDICIÓN HUMANA que desde la expulsión del paraíso, gracias a Eva, a una Serpiente y a una manzana, hoy divagamos con sudores de frente, de pluma y de alma… una profesión que solo permite a uno mismo saber que donde se habita, no hay tregua, no hay paz, no hay nada.

Con cariño a los periodistas de mundo… A.López