Feliz Navidad una década cambia, otros retos nos esperan

Para quienes en esta década ejercimos el periodismo, aprendimos de el, de la fuente y de la audiencia, los retos que comenzamos a experimentar en este WIKILEAKS fin de año, nos llevan a redoblar esfuerzos por realizar un periodismo serio hoy mas que nunca, una plataforma que cada vez debe ser mucho más dinámica, mas sencilla, mas elocuente, mucho mas formativa e informativa…

Los Secretos del Poder... "State of play"

Tengo una reflexión que leo en una revista de ITSMO ahora en su 50 aniversario, donde Ernesto Uranga Flores hace la referencia a un axioma que Aristóteles llevó a máxima… “Soy amigo de mis amigos… pero soy mucho mas amigo de la Verdad”… Reflexion que pone a WIKILEAKS en la balanza, en ambos lados….

Muchas felicidades a todos los medios, periodistas, personas que están inmersos en el mundo de la información, en uno y otro lado de donde el mensaje forma parte de un usuario gracias a la tecnología…. Muchas Felicitaciones a Ocho Columnas que estrenó este día formatos y contenidos, lo mejor para Gonzalo Leaño, Michelle y todo el equipo que comanda Martín Holguín… Saludos Xavier Zaragoza del Círculo de Periodistas de Jalisco… un abrazo a todos

Aguilar Camín y el periodismo

Nota de Jorge Medina Viedas MILENIO 30/Mayo/2010

Los medios de comunicación enfrentan cuestionamientos sobre la forma de abordar el problema de la violencia, y la amenaza sobre las empresas y los periodistas es latente.

En su condición de periodista, escritor e intelectual, Héctor Aguilar Camín tiene tiempo debatiendo este tema y lo hizo de nuevo en el foro Medios, violencia y responsabilidad social, el cual se celebró en la Universidad Veracruzana, el día de ayer.

El sustento de este debate se explica en parte porque los medios mexicanos, en realidad, no estaban preparados ni capacitados para abordar con rigor el asunto de la violencia sangrienta desencadenada por la lucha contra el crimen organizado. En consonancia con otras opiniones, el columnista de MILENIO Diario señala que, sorprendidos y rebasados por estos sucesos, el tratamiento escrito y gráfico ha derivado en amarillismo o en algunos casos en apología del delito.

La desviación anterior obliga a reflexionar sobre la responsabilidad social de los medios, una responsabilidad en la que debe mediar, sostiene Aguilar Camín, un “debate exigente”, porque, además, revela lo poco proclive que es la prensa mexicana a hacer la crítica de su propio trabajo.

En efecto, los medios no son lo suficientemente críticos consigo mismos en la medida en que lo son con otros actores de la vida pública, a quienes no pocas veces dan un trato ofensivo, y lo que es más grave, basado en sospechas o en datos poco confiables. (casos de Paulett, ABC Hermosillo, Diego Fdez. etc)

Es decir, no es común ver en la prensa lo que tanto exigen a los demás: al ponerse a salvo de la crítica, la falta de transparencia se pone de manifiesto cuando no se sabe de sus tirajes, de sus anunciantes, de las razones de por qué se omite o se publica cierta información, y si se publica por qué lo hace con ciertos sesgos.

El periodismo empeora sus circunstancias cuando las presiones del poder buscan limitar la libertad de informar y opinar. Sin embargo, los medios no tienen por qué desconocer sus propias limitaciones:

  • El tratamiento sin rigor de la información,
  • La falta de profesionalismo,
  • La ausencia de ética,
  • El abandono de la investigación

Hablan de un problema de distorsión del conocimiento, que es lo que debe marcar la pauta del buen periodismo.

Cuando esto sucede, cuando este último se repliega ante estas distorsiones, los resultados del trabajo en la prensa escrita o electrónica llegan a provocar:

  1. Veredictos erráticos,
  2. Juicios falsos o calumnias, y lo que es más grave, a…
  3. Provocar reacciones sociales contraproducentes.

El debate sobre el periodismo de nuestro tiempo aclara lo que somos como sociedad. Es verdad que a los medios en su conjunto, así como los tomó de sorpresa la transición política de la década pasada, y a sus expensas crecieron muchos árboles torcidos de la política y de la sociedad, hoy, la lucha contra el crimen que puso en marcha el gobierno de Felipe Calderón, además de sorpresiva, ya ha dejado marcas fatales que pueden convertirse en verdaderos estorbos para el desarrollo de la democracia mexicana.

En primer lugar, la violencia ya llegó a todos los ámbitos del país. No obstante, en los estados, se tiene a medio metro la espada de Damocles de los poderes fácticos, pero también de los poderes formales. El terrorismo fiscal contra el diario El Dictamen de Veracruz, ordenado por el candidato del PAN Miguel Ángel Yunes, es un grave atentado contra la libertad de prensa, y demuestra la persistencia malévola del uso político partidista del poder.

La vida de los medios ha cambiado. La conducta de las empresas y de los reporteros es diferente. Asimismo, sabemos que los periodistas no tienen los recursos jurídicos ni materiales para enfrentar las amenazas o los ataques violentos de tales poderes formales e informales, como tampoco el Estado ni sus propias empresas han estructurado los mecanismos eficaces para defenderlos.

Los datos proporcionados por el rector de la Universidad Veracruzana, Raúl Arias, en este mismo foro, son para alarmar a cualquiera. Desde esa batalla iniciada en diciembre de 2006, 20 periodistas han sido asesinados en México y seis más han desaparecido.

De los 48 periodistas asesinados desde 1992, 74% cubría temas relacionados con el crimen. 42% eran reporteros de la prensa escrita. Y el dato más grave, señaló el rector, es que 89% de los casos ha quedado impune.

En peligro los oficiantes y en crisis de identidad lo medios, se tiene que organizar la defensa decidida de ambos. Aguilar Camín insistió en la solidaridad entre todos los medios; consideró fundamental emplear su influencia a plenitud y de forma inteligente contra quienes atenten en su contra; pero también, el autor de La Guerra de Galio planteó que estos medios de comunicación apliquen una política editorial que acabe con distorsiones y amarillismo, que devuelva la nota roja a las páginas interiores y, al mismo tiempo, sugirió que, frente a las amenazas y agresiones de los poderes formales e informales, hay que usar la estridencia que con tanta eficacia se usa para otros casos.

Nota de jorge.medina@milenio.com

Enlaces y referencias virtuales ALVARO LOPEZ