Jesús Gómez Fregoso…

Jesús Gómez Fregoso

Jesús Gómez Fregoso

Peña Nieto está por iniciar su tercer año: casi en la mitad de su sexenio. Habitualmente el Ejecutivo se encuentra en el principio del apogeo de su mandato, sin olvidar que muchos de nuestros expresidentes no lograron comenzar su tercer año. Algún amigo cercano a Peña Nieto, para animarlo y echarle porras, le podrá hacer un recuento de todos los presidentes entre Guadalupe Victoria y Don Benito que no tuvieron la fortuna de comenzar su tercer año en la silla presidencial. Vicente Guerrero, que acompañó a Iturbide en la entrada triunfal del Ejército Trigarante a México al consumar la independencia, ni siquiera duró un año y fue fusilado por “traidor” igual que Iturbide. Somos un país ultrasurrealista: fusilar a los que consumaron la independencia. Los que sucedieron a Guerrero tampoco pudieron comenzar su tercer año en el poder: José Ma. Bocanegra, el triunvirato de Pedro Vélez, Lucas Alamán y Luis Quintanar, luego Anastasio Bustamante, Melchor Múzquiz, Manuel Gómez Pedraza, Valentín Gómez Farías, Don Antonio López de Santa Anna, que aún no era su Alteza Serenísima. Después ocuparon la silla presidencial Gómez Farías por segunda vez, Santa Anna por segunda vez, luego por tercera vez Gómez Farías y Santa Anna. Luego, sin que hubiera habido ningún escándalo parecido a los recientes del estado de Guerrero, la República Federal cambió a República Central y ninguno de sus ocho presidentes comenzaron su tercer año en la silla: Miguel Barragán, el jalisciense José Justo Corro, Anastasio Bustamante, Javier Echeverría y otra vez Bustamante y, para consuelo de Peña Nieto, digamos que esos ocho presidentes, todos juntos, apenas “gobernaron” tres años.

En aquellos anteantieres de los primeros años de nuestra vida independiente no se conocían las manifestaciones con pancartas, ni los plantones. La quema del Parian, en lo que ahora es el Zócalo de la ciudad, se dio por aquellos años, en fecha que no recuerdo; pero ciertamente fue un juego de niños comparado con lo ocurrido en los últimos años en la capital, en Oaxaca, en Guerrero, en el Zócalo. Ciertamente ningún presidente aprovechó las tragedias del momento para irse de gira al extranjero.

Una ventaja de aquellos años es que no había partidos políticos y el Estado no malgastaba sus recursos en financiarlos. Otra ventaja es que tampoco se malgastaba el dinero en el Senado que, si mal no recuerdo, se inventó hacia 1875.

Para tranquilidad de Peña Nieto y de los mexicanos de 2014, digamos que después de los tiempos arriba reseñados, a partir de 1844, después de la Primera República Central, llegó el “Ejecutivo Provisional”, luego la Segunda República Central, y después, 1846, la Segunda República Federal, luego el Régimen Aconstitucional Centralista con Antonio López de Santa Anna para rematar con el régimen aconstitucional de Martín Carrera, 1855, Juan Álvarez e Ignacio Comonfort, antes de que llegara la Tercera República Federal, con la novedad de que teníamos simultáneamente dos Presidentes: el liberal y el conservador y, por si fuera poco, llegó el Segundo Imperio enfrentado a la República Federal encabezada por Don Benito, que luego , después de fusilar a Maximiliano, 1867, encabezó la Cuarta República Federal .

Cuando me siento más pesimista y deprimido al ver la situación de nuestro pobre país, surgen rayos de luz, motivos fundados para la esperanza y el optimismo: si aguantamos once veces a don Antonio de Padua María Severino López de Santa Anna y Pérez de Lebrón, recordado como Santa Anna, hay motivos para pensar que México no se hundirá, como no se hundió con los 70 años ininterrumpidos del PRI, que luego, después de 12 años, volvió al poder. Las líneas de arriba en que hablé algo del caos de nuestros presidentes en el siglo XIX son sólo un aspecto de nuestra increíble realidad de entonces: prácticamente desde 1810 hasta 1877, al llegar Porfirio Díaz, nuestro país vivió en guerra, civil o extranjera, sin comercio, sin industria, sin comunicaciones, sin educación superior, sin programas sanitarios; pero sobrevivió. Los terremotos, los ciclones, el cada día más poderoso narco infiltrado en el Gobierno, la corrupción, el fraude, la inseguridad, el fraude con veinte mil vertientes, los errores garrafales de la clase política o han logrado sin embargo, el caos inédito de nuestra vida política no presagia tiempos mejores. Sin embargo, el país sigue adelante.

Jesus Gómez Fregoso

Jesus Gómez Fregoso

Periodismo de Cultura en Guadalajara

Ejes del periodismo Cultural en Guadalajara

Ejes del periodismo Cultural en Guadalajara

Ana Guertrerosantos

Ana Guerrerosantos

Karelia Alba

Karelia Alba

Maya Viesca

Maya Viesca

Mónica Treviño

Mónica Treviño

Kaliope Demerutis

Kaliope Demerutis

El periodismo cultural es la rama del oficio periodístico dirigida a cubrir todas las manifestaciones del amplio concepto que abarca el término de cultura (arteteatrocinefestividades…) que se dan en el día a día de una sociedad. Actualmente el término de periodismo cultural no está libre de discusiones al respecto de su definición. Posiblemente debido a que trata de abarcar un campo definitorio demasiado extenso y heterogéneo, lo cual haría más compleja la búsqueda de una definición única y formalmente correcta en cuanto a términos de objetividad se refiere.

Otra dificultad a la hora de acotarlo es la idea de cultura y su inherente amplitud. El término de cultura ha cambiado mucho a lo largo de los años y puede estudiarse desde dos perspectivas: la cultura como el arte y el cultivo del espíritu; y la cultura como las señas identitarias e históricas de una sociedad y sus costumbres.

Los Periódicos de Guadalajara

Los Periódicos de Guadalajara

Los Periódicos de Guadalajara en nuestra FANPAGE

Periódico EL OCCIDENTAL

Periódico EL OCCIDENTAL de Mario Vázquez Raña

Periódico ICONO

Periódico ICONO de Alvaro López Tostado

Periódico EL INFORMADOR

Periódico EL INFORMADOR de Carlos Alvarez del Castillo

Periódico MILENIO JALISCO

Periódico MILENIO JALISCO de Francisco González

Periódico MURAL de Alejandro Junto de la Vega

Periódico MURAL de Alejandro Junto de la Vega

Acceso a versiones digitales

Acceso a versiones digitales

Las Evoluciones del OCIO de Milenio

colage

Ocio DEFENSOR DEL LECTOR

JDPMJorge del Pozo Marx  2013-04-28 • AL FRENTE

“Disfruta de verdaderos ratos de ocio el que tiene tiempo para dedicarse al cultivo de su espíritu.”
Henry David Thoreau (1817-1862),
escritor estadunidense.

Mi padre cumple 95 años de vida, que no de edad; la vida de ambos se enriqueció hace 65 años cuando se casaron. Gracias por el ejemplo.

En clases de periodismo comparto esta definición con mis alumnos: suplemento es aquella publicación que se encarta en el diario; trata un tema específico que es atractivo e interesante para el lector; busca atraer patrocinadores relacionados con el segmento de lectores que la publicación desea, los que por su sexo, nivel socioeconómico, edad y/o nivel académico, son interesantes para la empresa periodística.

OCIO

Un suplemento –cualquiera– que llega a su número 815, nos hace pensar que el equipo de trabajo está haciendo algo muy bueno en su edición. Presento el análisis de la publicación en su nueva etapa. Pero antes un poco de…

HISTORIA

Nadie mejor para recordarnos la génesis de esta publicación que su más destacada editora –ausente por causas ajenas a su voluntad–: Kaliope Demerutis.

“Mi Ocio de 15 años. Por invitación de Jorge Zepeda (…) el equipo del suplemento Tentaciones —que su servidora editaba, (…) tenía 176 semanas publicándose (…) en (…) Siglo 21, (…) —, nos fuimos a fundar el diario Público, (…). El número 1 de Ocio salió un viernes 12 de septiembre de 1997 (traía 34 anuncios publicitarios). El equipo (…) Bernardo Esquinca, Wendy Grave, Eduardo Cruz, Juan Carlos Guerrero, Francisco Ibarra, (…) Juan Pablo Rosell (Rafael del Barco), Jorge Molina Merino, Elizabeth Flores, Jorge Fábregas, Sara Valenzuela y Antonio Salcedo; los moneros Alejandro, Jis (…) y Trino (Don Taquero (…) sección En la Banqueta), y (…) Diego Petersen en elTendedero, y Francisco González Vázquez, Payó, en las Crónicas del Ocio, (…) brillantes periodistas.

(…) me confiaron la edición del semanario (…) 48 páginas en blanco y negro, su formato era tamaño carta con portada en papel couché a color (…). El apellido de Ocio, fue desde el primer número, “La Guía para Vivir la Ciudad”; aunque era un hermano de Tentaciones (…), sí marcamos la diferencia: (…) ser la guía más diversa, plural y exhaustiva de la (ZMG) (…) incluíamos secciones de varios municipios. Trabajamos por ofrecer información (…) para que los lectores decidieran qué hacer con su tiempo libre. (…) impulsar a todo artista y protagonista de la vida cultural y de entretenimiento que ofreciera calidad; (…) rescatar el sabor ocioso de la ciudad. (…) ser la mejor brújula del ocio, tomarle el pulso a la ciudad en temas de esparcimiento, recorrer las calles, hablarle con respeto al lector, y darle información seria, investigada y corroborada, pero creativa. (…) llegó el color a nuestras páginas (…), modificaciones en el diseño (…), desapareció la figura del corrector (…) por políticas de la empresa, (…), vivimos la salida y llegada de compañeros; llegó el cambio de formato (en 2007), a una versión más grande y colorida (…) más atractivos para los anunciantes; (…) en 2009 estrenamos la versión web del suplemento con ocioenlinea.com (…) resultado de nuestro espíritu aferrado, (…) fue un proyecto que nos costó mucho (…), sólo se cristalizó por nuestra insistencia y trabajo en equipo (con Ulises Ureña, entonces Jefe de Sistemas). (…) tuvimos ediciones de más de 90 páginas, números especiales; emergencias por la influenza que en pleno cierre nos obligó a cambiar todas las páginas debido a la cancelación de todos los programas en cartelera; se fueron compañeros, fallecieron compañeros, (…) cambió de nombre el diario, llegó la radio (…) comenzamos a hacer cápsulas radiofónicas, (…) videos, (…) crónicas de fin de semana para la web, (…). Todo eso en 808 semanas que me tocaron editar (…) disfruté mucho y agradezco, con todo y el agotamiento, estrés, decepciones, alegrías y satisfacciones vividas.”

RETO

Mónica Treviño se hizo cargo del suplemento desde el número 810 (viernes 22 de marzo). Ella enfrenta un enorme reto: no dejar caer el suplemento en calidad y contenido.

Le pedí a Mónica un resumen de su experiencia: “(…) soy una mujer joven, (…) no tan joven como el resto de mi equipo (…) que tienen entre 22 y 25 años. (…).” Comunicadora por la UAG, con estudios superiores en inglés por la U. de Cambridge. Comenzó en el periodismo en los 90, como editora de Vida y Sociedad (sociales, cultura, espectáculos y gastronomía) en Ocho Columnas, ahí estuvo 10 años. Fue Gerente de RP y publicidad del Camino Real Guadalajara. En el Hilton fue gerente de Mercadotecnia. Gerente de Mercadotecnia de Mundo Cuervo en el área de tours, grupos y convenciones. Editó la guía de turismo de la Oficina de Visitantes y Convenciones de Guadalajara.

Llegó a MILENIO hace un año 2 meses. Dirigió los suplementos del Día de la Madre, Día del Padre y otro histórico sobre Tequila.

“(…) con Ocio regreso de lleno al periodismo con este reto editorial tan grande (…). Estoy de acuerdo contigo en que Kaliope, a quien respeto y admiro, hizo un gran trabajo y eso me hace sentir aún más comprometida con mi empresa y con este maravilloso producto que han puesto en mis manos. Ocio es de todos los tapatíos y así lo debemos sentir.”

ACUSE DE RECIBO

Presento un sumario de los correos de lectores con quejas y comentarios sobre Ocio.

– Gonzalo Dávalos: “Les saluda un asiduo lector (…) sólo compro el diario los viernes (…) no soy muy afecto a la política, (…) Milenio ha puesto el acento en estos temas. Lo colecciono desde el (…) 300, hay algunas portadas que he enmarcado. (…) he mandado varias cartas al correo deOcio y no he recibido respuesta, (…) en la página web de Milenio (…) me encontré con su columna (…) me gustó mucho que exista una figura como la suya en un periódico. Tengo semanas viendo cómo ha decaído la calidad del suplemento, (…) perdiendo ese sabor que lo hacía tan único, (…) hace varios números que no encuentro el espacio dedicado a los quesos, ni los vinos, ni la señora Romero que nos contaba los orígenes del tequila.”

–Ricardo Quezada: “(…) noté cierto descuido en las páginas, (…) desorden, pero en la (…) de ayer, (…) muchas notas son como comerciales, sobre todo la del restaurante cantina María Bonita, (…) parece una publicidad. (…) ya no encontré los pequeños resúmenes de las películas en cartelera, (…) ya ni los traen. (…) noto cierto abandono y mala redacción, como que lo están sacando por cumplir.”

–Miguel Ortiz: “es la primera vez que le escribo, ya (…) les he escrito a los anteriores Defensores, soy un lector de este diario y otros. (…) es bueno recordar que no TODOS tenemos acceso a Internet para saber o estar informados.”

–A Jorge Mario Molina le contesto la próxima semana.

–Rocío Galván: “soy lectora del suplemento Ocio desde hace muchos años. (…) compraba Público(…) desde que entró Milenio sólo lo compro cada viernes Ocio, desde que era muy chavita, (…) para ver a dónde ir, conciertos y películas, y (…) recientemente que soy mamá, (…) para saber a dónde llevar a mis hijas.

De unas semanas para acá noto muy descuidado el suplemento, (…) desorganizado, sucio, (…) extrañando algunas secciones, (…) incompleta la cartelera de cine, (…) en la guía algunos restaurantes y cafés que ya ni existen. Este viernes pasado ya ni las películas que están en la cartelera metieron (…), pensé que era un descuido, ya ahora parece costumbre. (…) como que le falta algo.”

–Marcela Fernández de Castro: “(…) soy lectora asidua de Ocio y me da mucho gusto ver que ya tiene nuevos contenidos!!! (sic) Las crónicas de The Killers y Lacrimosa estuvieron muy buenas!!! (sic). Saludos y felicidades!!! (sic).

–Luis Gerardo Rodríguez: “(…) ya se pusieron las pilas en ocioenlinea.com (…) ya subieron las reseñas de los conciertos de ayer. La que más me gustó fue la que escribió Laura Rodríguez sobre el concierto de Killers. (…) me gustó el ocio impreso (…) más páginas y bastante contenido interesante. Felicidades.”

Ocio El Magazine

FB

website

Twitter

“El periodismo debe verse como servicio social, no como un negocio”

Banner Milenio

CULTURA • 5 JULIO 2013 – 6:05AM — ENRIQUE VÁZQUEZ

Hugo Gutiérrez Vega, escritor y periodista, editor del suplemento cultural más longevo del país, visita la Perla Tapatía para ofrecer una charla, organizada por la cátedra que lleva su nombre y es coordinada por la Universidad de Guadalajara.

Guadalajara • Hugo Gutiérrez Vega está de visita en Guadalajara para impartir hoy la conferencia “La importancia de la crítica literaria en el Periodismo Cultural”, organizada por la Cátedra que lleva su nombre y que es coordinada por la Universidad de Guadalajara (UdeG).

En entrevista para MILENIO JALISCO habló de algunos temas que abordará durante la misma, que está abierta a la comunidad universitaria y el público en general y que se realizará hoy a las 20:00 horas en la Sala Lola Álvarez, del Museo De las Artes de la UdeG, en avenida Juárez 975. La entrada es libre.

De la exposición que hará hoy ¿Cuáles son algunas ideas que más le entusiasman?

“Voy a dar una especie de análisis del periodismo cultural en México. Me parece que pasa por una situación muy crítica. En los últimos años se han cerrado muchos suplementos, esto empobrece la cultura del país. El papel principal del periodismo cultural es establecer los términos clarísimos del pensamiento crítico, los llamados estudios culturales, no sólo la promoción de la cultura académica o artística. Hablo de la crítica, de la moral social. Si esto desapareciera se frenaría el desarrollo intelectual y moral del país”.

El título de la conferencia incluye algo sobre “crítica literaria”…

“Sí, la crítica literaria es uno de los aspectos del periodismo cultural, en realidad hablaré de mi experiencia, espero que vayan muchos colegas periodistas culturales. Es necesario recordar que uno de los grandes problemas de comunicación de este país es el predominio de los medios electrónicos, los monopolios televisivos que al ser más fuertes que la misma Secretaría de Educación Pública (SEP), han empobrecido la cultura mexicana. Por ejemplo Televisa maneja 800 palabras de una lengua que tiene más de 60 mil vocablos. Hablaremos de cómo se ha banalizado la cultura, recordaremos a Carlos Marx y ese discurso sobre la verdadera vocación de la prensa que no es ser negocio, precisamente. Ante la situación, la esperanza es mantener los órganos vivos del periodismo cultural”.

¿Qué alimenta esa esperanza de la que habla?

“El interés de los jóvenes en estos temas; el hacer entender a la sociedad que el periodismo es un servicio a la comunidad, que si bien los periódicos tienen que sobrevivir, mejorar sus instalaciones y pagar bien a sus empleados, es entendible pero que un periódico no debe verse como un negocio sumamente lucrativa, al grado de violentar la verdad y ponerse al servicio de la ideología dominante. Los periodistas somos intermediarios y debemos buscar la verdad, expresarla arriesgando lo que sea necesario, debemos contribuir a la humanización de esta sociedad que ha sido deshumanizada con tanta violencia, últimamente. Hablaremos de la libertad de expresión también”.

¿En qué sentido o qué aspectos tocará de la libertad de expresión?

“Yo creo que lo más grave en el periodismo mexicano y en todos periodismos es la autocensura, ese caso del periodista que ‘calla’ para no correr peligro o que ‘dice’ para obtener algún beneficio. La autocensura es lo más grave. Hay periódicos que tienen una línea de fomento de la ideología dominante, que evitan o dosifican los aspectos críticos. En mi caso creo pertenecer a un periódico que los dueños son periodistas, la mayor parte y sabemos que no somos negocio, que nos interesa cumplir nuestra obligación para la sociedad y obtener un beneficio mínimo para seguir viviendo y comiendo las tres veces al día, como ve se trata de una aspiración modesta. Tenemos que seguir adelante con esa actitud frente a la realidad, cumpliendo nuestra responsabilidad mantendremos vivas las banderas del periodismo. De hecho se cumple, un ejemplo es todos nuestros compañeros de la frontera que viven el peligro cotidiano de ser periodista”.