Emilio Torres Ramírez “El Camello”

Emilio Torres Ramírez

Emilio Torres Ramírez

Jubilado hoy después de 65 años de operar las herramientas técnicas de prensa para periódicos del siglo XX, Don Emilio Torres Ramírez hoy enseña a las nuevas generaciones las bondades de una tecnología mecánica, física y química que por años los “Linotipos” permitieron la industrialización de la prensa escrita. Hoy es un gran referente en el Museo del Periodismo y las Artes Gráficas de Jalisco.

Don Emilio Torres hoy en día opera el Linotipo de generación Siglo XX en el Museo de las Artes Gráficas de Jalisco en la Ciudad de Guadalajara. Si!!! En la Casa de Los Perros, donde se tiene una serie de herramientas mecánicas del periodismo impreso de anteriores etapas a la computarización y digitalización de la prensa impresa en este 2015. Durante sesenta y cinco años fue operador de Prensas en el Periódico  El Informador que hoy circula con prensas de última generación y que presentaron hace algunos días con mucho orgullo la tercera y cuarta generación de este rotativo.

En ICONO reconocemos la labor que personajes de la talla de Don Emilio Torres Ramírez, que son los pilares de una industria mecánica que hoy opera en las plataformas digitales y en el mundo de la conectividad y la interacción. Este es un tributo a todos estos personajes de la Guardia de HONOR que honran el oficio de periodistas técnicos del siglo XX. Un saludo a Don Jorge Alvarez del Castillo Zuloaga en donde quiera que esté operando nuevos sistemas de la industria editorial.

Emilio Torres Ramírez

Emilio Torres Ramírez

Los Linotipos

Los Linotipos

La linotipia (también conocido como linotipo) es una máquina inventada por Ottmar Mergenthaler en 1886 que mecaniza el proceso de composición de un texto para ser impreso. Con la linotipia, el operador, al pulsar una tecla de un dispositivo similar a una máquina de escribir seleccionaba un carácter tipográfico determinado, y automáticamente la matriz o molde de la letra particular quedaba libre y salía de un depósito que se situaba en lo alto de la máquina. Dicho molde descendía a un centro común, donde dicha letra, seguida de otras, formaba las palabras y espaciados del texto.

Cuando una línea, formada por estas matrices, se completaba, pasaba automáticamente a una caja de fundición, donde entraba metal fundido y formaba un lingote que constituía una línea de caracteres de imprenta. Una vez que las matrices habían servido de molde para este fin, se recogían y se trasladaban nuevamente al receptáculo superior del cual habían salido inicialmente, distribuyéndose automáticamente en los cajetines que les correspondiesen. Quedaban así dispuestas una vez más para descender al pulsar sobre el teclado. De este modo, se iban componiendo las líneas de caracteres de imprenta con el metal fundido, hasta que el original entero quedaba acabado.

Pocos inventos han tenido tanta importancia y, al mismo tiempo, una vida tan corta. Nació en 1884 inventada por Ottmar Mergenthaler y pasó a la historia a mediados de la década de 1970. La linotipia supuso un hito en la historia de la impresión al ser uno de los avances industriales más importantes de los procesos tipográficos de impresión a gran escala.1 La máquina, parecida a las de escribir, permitía componer de forma automatizada los textos.

Los Linotipos

Los Linotipos

Los Linotipos

Los Linotipos

El linotipo fue una maravillosa máquina inventada en 1886 por el alemán Ottmar Mergenthaler. Funcionaba mediante matrices de bronce que contenían letras grabadas en bajo relieve. Estas se unían para formar líneas de texto por medio de un teclado y luego de un proceso de composición y fundición, producían lingotes metálicos a base de plomo con sellos en relieve, listos para ser ordenados y llevados al sustrato o papel que fuera necesario. Una vez finalizado el proceso, cada una de las matrices regresaba a su lugar para ser utilizada más adelante.

Bienvenidos a nuestras FANPAGES

Bienvenidos a nuestras FANPAGES

Anuncios

¿Ciudadanos vs Políticos?

Enrique Toussaint desde nuestras REDES SOCIALES

Enrique Toussaint desde nuestras REDES SOCIALES

Enrique Toussaint

Enrique Toussaint

25/01/2015, de las columnas de El Informador extrajimos esta interesante postura de quien tenemos una excelente referencia como persona de criterios y de escalas en sus análisis y aseveraciones… el tema que sugiere debate, nos profundiza en una realidad social de quienes frente a un nuevo escenario electoral o una realidad dentro de la política y la administración pública obliga a la reflexión.

GUADALAJARA, JALISCO (25/ENE/2015).- El discurso político en México se ha tornado dicotómico: ciudadanos contra políticos.

Los primeros, honrados, trabajadores, incorruptibles; los segundos, abusivos, corruptos y sedientos de poder. No dudo que haya buenas razones para establecer esta dicotomía.

Es innegable que en este país, en Jalisco también, se ha configurado una clase política que domina los cargos públicos y negocia como propio lo que es de todos.

Este diagnóstico provoca que periodistas, especialistas y analistas políticos pongan tanta esperanza algo ilusa en el poder de las candidaturas independientes. Es como si las candidaturas independientes fueran el vehículo de salvación de una ciudadanía desprotegida ante los abusos de una clase política que está lejos de representar los intereses de la población.

Sin embargo, más allá de las candidaturas independientes, este discurso ciudadanos vs político, ¿qué tan útil es para el debate político en México? ¿Esta dicotomía nos sirve para explicar la crisis de representación en México?

De entrada, es importante señalar que esta aparente dicotomía entre ciudadanos y políticos no es un asunto nuevo y hay buenas razones para observarlo en el día a día de nuestra democracia. México es uno de los países de América Latina en donde menos mecanismos de participación ciudadana existen. Hacer un referéndum, un plebiscito o una iniciativa popular es prácticamente imposible. Asimismo, es uno de los marcos normativos que más atribuciones concede a los partidos políticos y que más cierra la posibilidad de que ciudadanos sin partido se postulen para cargos de elección popular. Hay que admitirlo, los partidos políticos se han vuelto hegemónicos en prácticamente todos los espacios de representación, incluso en aquellos donde no deberían extender sus tentáculos (Poder Judicial o universidades, por ejemplo). Es decir, el sistema de partidos en México es uno de los más protegidos del mundo, desde el punto de vista jurídico, económico y político.

Sin embargo, este discurso dicotómico no es nuevo; es más, lo podemos identificar como un discurso común en la política. Ahí tenemos la “casta” en Italia y España; la partidocracia en Francia o la oligarquía en Sudamérica. La división en dos del espectro político es tan viejo como la política misma. Sin embargo, la división entre políticos y ciudadanos que han utilizado partidos políticos como Acción Nacional (PAN), en el pasado y lo han retomado a nivel nacional en el presente, o Movimiento Ciudadano (MC), actualmente en Jalisco, plantea al menos cinco dilemas que es necesario atender de fondo.

Dilemas

En primer lugar, y desde mi punto de vista el más preocupante de los argumentos: “Los problemas de este país se resolverán cuando se vayan los políticos malos y lleguen los ciudadanos buenos”. Es decir, aquellos que ejercen el poder en los gobiernos son corruptos por naturaleza y constituyen el cáncer a combatir. Parte de la idea de que la corrupción se encuentra encapsulada en el Gobierno, y que por lo tanto la reforma debe ser ahí y sólo ahí. Por lo tanto, obvia que los problemas gubernamentales en México son más complejos que las personas que ocupan los cargos, ya que los malos gobiernos no son sólo producto de malos gobernantes, sino también productos de instituciones pervertidas que bien podrían “torcer” a supuestos ciudadanos con buenas intenciones. Es decir, las nuestras son instituciones que generan incentivos que premian la corrupción y que castigan la honestidad. Esta dicotomía moraliza la política y nos aleja de las necesarias reformas institucionales.

De la misma manera, esta narrativa de ciudadanos vs políticos crea la “falsa percepción” de que reformando el Gobierno, todo lo demás encontrará su cauce. Cuando la corrupción, la falta de observancia al estado de derecho, una economía que no crece y la inseguridad rampante no son problemas que se deriven únicamente del Gobierno, sino que están presentes en los barrios, las colonias, las escuelas, los hospitales, los comercios. ¡Bueno sería que todo nuestro problema fuera el Gobierno!

En segundo lugar, al reducir el espectro político a dos actores (ciudadanos y políticos) se pone más atención al mensajero que al mensaje. El problema de esta narrativa es que califica cualquier iniciativa que tiene su origen en la sociedad civil como algo positivo o anhelable, sin entrar a fondo al análisis de los impactos de la propuesta. En contraposición, cualquier propuesta que nazca de los “políticos”, provoca un juicio condenatorio casi en automático. Digamos que nos despoja de la postura crítica al calificar tal o cual iniciativa por su origen y no por su sustancia. Esto genera que el periodismo, los medios de comunicación y la opinión pública no se metan a analizar a fondo las consecuencias positivas o negativas de tal o cual política pública.

La propuesta de candidaturas independientes entra en esta categoría. Si bien, muchos dijimos que son necesarias para restarle poder a los partidos políticos que controlan todo el espectro de representación, también era importante señalar que sólo le estamos dando la vuelta al verdadero desafío: reformar de fondo el sistema de partidos y generar mejores condiciones para que los ciudadanos puedan fundar partidos, así como involucrarse en candidaturas externas. Otros, por el contrario, le dieron a los candidatos independientes una función mágica: ahora sí vienen los ciudadanos (y apareció Lagrimita). Algo así como el discurso que llevó a Silvio Berlusconi a la jefatura del Gobierno en Italia o el discurso anti-partidos de Fujimori en Perú. No conozco ningún sistema democrático de avanzada que se base en candidatos independientes; su importancia es innegable, pero su impacto es mínimo.

En tercer lugar, confunde la deformación de la política con la esencia del quehacer político. Es cierto, la política se ha deformado alejándose de lo que debería ser. Secrecía, negociaciones oscuras, dinero que puede comprarlo todo, marketing e imagen por encima de propuestas, o corrupción. Sin embargo, la política en esencia no es ni debe ser nunca sinónimo de todo eso. La política es la herramienta que nos dotamos como sociedad para resolver los problemas inherentes a la pluralidad. Pensamos distinto, por ello la política es el arte de ponernos de acuerdo para lograr los objetivos comunes. Al plantear la dicotomía político-ciudadano, lo que se denigra no es al político corrupto, indigno, sino a la política en general. Así, la ciudadanía escucha política y ya recibe todas esas cargas negativas que la perversión del concepto le ha provocado.

En cuarto lugar, si bien pone en el centro de la discusión a los políticos que deshonran su profesión (lo que de entrada es un acierto), también esconde a muchos otros culpables de en la problemática del país o del Estado. ¿No es cierto también que detrás de un político corrupto podemos encontrar a un empresario corruptor que llena de billetes al político a cambio de contratos, obra pública o una licitación a modo? ¿O no es cierto que detrás del problema de inseguridad en que vivimos no sólo están políticos incapaces, sino también narcos despiadados que están dispuestos a todo por unos dólares? ¿No es cierto que detrás de los malos servicios de telefonía o internet, o incluso televisión, hay monopolistas que se resisten a abandonar su férreo control del mercado? Se debe admitir, muchos problemas surgen de un Estado incapaz de regular, pero eso no excluye a muchos más sectores sociales y económicos que se encuentran vinculados a los problemas tenemos como sociedad. Creer que todo es culpa de los políticos, nos lleva a una confusión y a un reduccionismo claro.

En quinto lugar, mete a todos los políticos en el mismo cajón. “Todos los políticos son iguales”, así de fácil. Sin ningún acercamiento crítico y partiendo de una base empírica muy limitada, esta narrativa dicotómica provoca que perdamos el juicio para identificar las diferencias que sí existen entre políticos y entre proyectos partidistas. No es cierto que Andrés Manuel López Obrador, Enrique Peña Nieto y Gustavo Madero sean lo mismo. Tampoco es cierto que Enrique Alfaro, Ricardo Villanueva y Alfonso Petersen representen lo mismo.

Matices

La brocha gorda de esta dicotomía lleva implícito el asignarle valores negativos a toda la clase política, sin importar trayectoria, propuestas, logros o fracasos. En el mismo ejemplo, tampoco es capaz de dividir entre “ciudadanos”. Al ser el ciudadano una oposición al político que representa todo lo malo y corrupto, eso quiere decir que el ciudadano que no es político significa todo lo bueno, deseable e incorruptible. Así, le damos el mismo juicio al ciudadano que atiende bien sus deberes, paga impuestos y es ético en su relación con los demás, que aquel ciudadano que paga viola las normas, corrompe y abusa de los demás. Esta dicotomía nos traslada al relativismo, donde uno es según el lado de la moneda en la que se encuentre.

He decidido poner especial énfasis en lo que considero nocivo para el discurso político, aunque es innegables que esta narrativa acarrea consecuencias positivas: pone en el centro del debate la apertura del sistema político; visibiliza la actuación opaca de aquellos que como clase monopolizan el acceso a los cargos públicos; evidencia a deformación de la política en una actividad que abandona su naturaleza pública para constituirse en un negocio privado de unos pocos. El discurso ciudadanos vs. políticos tiene esos matices, esas dos caras, una que deforma el debate político y otra que lo enriquece.

En México vimos en la pluralidad política, expresada en el voto, la base del cambio institucional en el país. La decepción para muchos ha sido más que profunda. La transición en el año 2000 no sólo no resolvió los problemas de fondo del país, sino que la transparencia y la pluralidad parecen haberlos multiplicados. Sin embargo, la dicotomía ciudadanos-políticos nos aleja de las soluciones estructurales a los problemas que vive el país. Ni la impunidad, ni la falta de Estado de derecho, ni menos la corrupción, son problemas que sólo afectan a los políticos. Este discurso fue clave para crear el Instituto Federal Electoral (IFE) o para constituir los organismos autónomos de transparencia o fiscalización a nivel estatal y nacional. Sin embargo, no resulta tan efectivo para resolver problemas como el Estado de derecho o la corrupción. En conclusión, ciudadanos y políticos no deberían ser enfrentados ni en el discurso, por el contrario la apuesta para nuestra democracia es hacer que de poco en poco políticos y ciudadanos sean sinónimos.

Los Periódicos de Guadalajara

Los Periódicos de Guadalajara

Los Periódicos de Guadalajara en nuestra FANPAGE

Periódico EL OCCIDENTAL

Periódico EL OCCIDENTAL de Mario Vázquez Raña

Periódico ICONO

Periódico ICONO de Alvaro López Tostado

Periódico EL INFORMADOR

Periódico EL INFORMADOR de Carlos Alvarez del Castillo

Periódico MILENIO JALISCO

Periódico MILENIO JALISCO de Francisco González

Periódico MURAL de Alejandro Junto de la Vega

Periódico MURAL de Alejandro Junto de la Vega

Acceso a versiones digitales

Acceso a versiones digitales

Los Corruptores… Novelas

JZP Los Corruptores

”Los corruptores”, ficción sobre un México muy real

Jorge Zepeda Patterson se aventura a escribir una novela sobre la realidad del país.

Por: Eduardo Castañeda H.

La primera novela del periodista Jorge Zepeda es un thriller donde el asesinato de una actriz cimbra el regreso del PRI a los Los Pinos; es diciembre de 2013. El libro sale a la venta en todo el mundo en español y lo hará en Italia el próximo año

GUADALAJARA, JALISCO (22/SEP/2013).-Pamela, la amante de lujo de toda la clase política nacional, y en los últimos años del hombre más poderoso del régimen, es asesinada de manera salvaje. Sus secretos son una bomba. Sobre este hecho, el periodista Jorge Zepeda Patterson (Mazatlán, 1952) construye la trama de su primera novela, Los corruptores, que acaba de salir a la venta en México y que lo hará por todo lo alto en el mundo en español, Brasil, además de tener asegurada una edición italiana el próximo año.

Dos décadas de ejercicio periodístico y la vida leyendo literatura llevaron a Zepeda Patterson a crear una historia llena de realidades que sólo por medio de la ficción pueden ser contadas sin correr demasiados peligros. La trama sucede entre noviembre y diciembre de este 2013.

Él pone a Los corruptores (Planeta) en la línea de Morir en el Golfo y La guerra de Galio, de Héctor Aguilar Camín y asegura que la saga Millennium, del best-seller sueco Stieg Larsson, le dio la certeza de que la “visión de horizonte” de los periodistas tiene mucho que aportar a la novela realista de nuestros días.

Y puede que no se equivoque sobre lo que ha logrado con esta primera entrega de lo que será una saga. El fundador del casi mítico diario Siglo 21, en Guadalajara, ex director de El Universal, autor de varios libros sobre la realidad política del país, columnista en diversos medios y actualmente cabeza del proyecto periodístico SinEmbargo.mx, en internet, se ha revelado con una pluma que narra limpiamente una historia que mantiene al lector al borde del sillón.

Con la espectacular Pamela; los Azules, un grupo de cuatro amigos de toda la vida integrado por Tomás, el periodista; Amelia, la presidenta del PRD; Jaime, el funcionario de seguridad nacional, y Mario; además de Salazar, el dinosáurico y cínico secretario de Gobernación —símbolo del regreso del PRI a la presidencia de México—, Zepeda pinta un fresco muy real de la política mexicana. Ahí da cuenta de la corrupción campante, la infiltración del crimen organizado en todas las esferas de la vida pública, pero también hay un statement sobre la amistad, la lealtad, y hay sexo, por supuesto. Es una novela de carne y hueso.

—¿De qué manera influyó “Los corruptores” en la manera en que ahora ve la literatura y el periodismo?

—No sé en otros casos, pero cuando estaba leyendo a (Stieg) Larsson, el autor de la trilogía Millennium, me hizo pensar que los periodistas y nuestra visión de horizonte, de visibilidad, tenemos mucho que decir a la novela realista. De ahí empecé a preguntarme cómo sería una novela sobre la realidad política y periodística actual del país. Mi autoexigencia fue cómo hacer una novela donde el lector se apasione con la historia y que tuviera una visión de la escena pública.

Los corruptores está ambientada en diciembre de 2013, de tal manera que el lector la lea como en tiempo real. Es decir, la leerá mientras los hechos de la novela están sucediendo. Pero más que otra cosa, mi intención era hacer una reflexión de fondo sobre el regreso del PRI y a un año de haberse instalado en Los Pinos.

—¿En qué momento decidió que la literatura también es su campo de acción?

No es un salto tan fácil, sin embargo debo decir que en mi acechaba un novelista toda la vida, porque he sido un lector voraz y patológico de literatura. Tuvieron que pasar tantos años de estar haciendo libros de no ficción para atreverme a hacer esta aventura. Al terminar la novela, darla a leer a amigos y luego a editores de distintas zonas geográficas, me encontré con el hecho muy gratificante de que había gustado y entusiasmado.

—¿”Los corruptores” es un retrato desesperanzador del México actual y su esfera política?

—Quiero pensar que es un retrato descarnado y que tiene muchos de estos elementos tan cuestionables, pero que al mismo tiempo lo que vemos son estas hormiguitas, estos actores sociales, políticos, periodísticos, gente común y corriente, que tienen la esperanza de un país mejor. Cada quien lo intenta a su manera, a veces descomponiendo las cosas, pero sobre todo intento recuperar el motor, el impulso de tratar de provocar algo. A veces simplemente como un disfraz para sus agendas ocultas, pero siempre auto justificándose o planteándose la posibilidad de hacer caminar al país, o su realidad inmediata.

Yo creo que si bien es un novela crepuscular en muchos sentidos, no es una novela depresiva ni mucho menos, incluso la manera en que los cuatro Azules, los cuatro amigos, que son el eje de los acontecimientos, el leit motiv de cada uno de ellos tiene mucho que ver con una visión esperanzadora, pese a todo. Incluso por parte de Tomás, que se ha convertido en un periodista en el que a veces el cinismo, las inercias, el no creer ya, se le ha instalado, el detonante hace que otra vez surja la posibilidad de creer.

—¿Cómo lleva en lo personal el proceso de la novela, sale en todo el mundo en español, se acaba de vender para Italia, nada mal para ser la primera, no?

—Ha sido lo más gratificante. Yo tenía expectativas de que había razones para que funcionara en México; hace buen rato que no aparece una novela con un tratamiento de la clase política, desde una historia de suspenso, quizás desde Morir en el Golfo o La guerra de Galio, de Héctor Aguilar Camín. Ha habido muchas novelas del narco, pero este es un fresco de la vida política, urbana mexicana. La gran sorpresa, y lo más halagador para mi es que los editores extranjeros que la han leído en España, en Argentina, ahora en Italia, encontraron  que tenía las hechuras para atraer la atención de un lector no mexicano.

Supongo que el tratamiento de la corrupción de la clase política es universal. La corrupción es arquetípica.

—¿Cuáles son tres escenas de la novela que parecen de ficción, pero que son reales?

—Varios de los relatos políticos lo son. Por ejemplo, la descripción de un secretario particular del dueño de un periódico, no tiene nada de añadido. Es absolutamente caricaturesco, pero existe realmente y con un poder inmenso. Como digo ahí, en buena medida, la operación del poder en este país la llevan los secretarios particulares de los 50 más poderosos. Son los que levantan el teléfono y hacen que una aduana permita el paso de algo; modifican el comportamiento de un diputado o contratan a Maná para una fiesta privada.

Hay un momento que aparece un gobernador de Veracruz; yo cambié la Entidad federativa pero la anécdota, la corrupción, la manera en que se embolsa el dinero y luego compra el hecho de no ser castigado, es fidedigna.

Yo diría que la mayor parte de las infamias políticas son verdaderas, simplemente cambiadas para no ser objeto de alguna denuncia. Son temas que me venía guardando desde hace mucho tiempo porque no eran publicables por la imposibilidad de documentarlos.

—Se considera un romántico del periodismo como podría ser Tomás o ¿cuándo fue que la “realpolitik” le mostró su cara más dura y dejó de serlo?

—Creo que están las dos cosas. La realpolitik, en efecto, es brutal y sí considero que la esencia del periodismo sigue siendo vigente, nunca más que ahora con esta sobre abundancia de información que existe ahora en el mundo. La tarea de curadores, que somos los profesionales del periodismo, se hace imprescindible. Por qué, porque opera con códigos profesionales de contrastamiento, de saber qué es rumor y qué es real; y que es capaz de, en ese caos de información, de convertirse en una especie de bróker que le pueda decir al lector: estas 50 notas son las fundamentales para tu realidad, al margen de que tienes acceso a otras dos mil.  En ese sentido yo sigo siendo un romántico de esos.

—Hace en la novela al menos un par de “homenajes” a periodistas que conoció en Guadalajara, como Alejandra Xanic (hoy Premio Pulitzer), y a Jorge Zamora, reportero de nota roja y a su hija, que lo acompañaba a tomar fotos de accidentes. Integra anécdotas de ellos a sus personajes…

—Recreo este entusiasmo de Xanic al no creerse lo que le dicen sobre que el colector de Guadalajara no va a explotar aquél 22 de abril y sale a reportear. Una reportera maravillosa de Siglo 21, que revela parte de las verdaderas razones de las explosiones. Y el otro personaje que no tiene desperdicio fue Jorge Zamora, que aunque se le dificultaba la escritura era uno de los mejores investigadores que me he encontrado. Era tal su afán de adelantarse a los hechos que vivía literalmente en las oficinas de la Cruz Roja, llegaba antes que la Policía al lugar de los hechos. Su archivo fotográfico era tanto o mejor que el de la Policía. Y además, se hacía acompañar de su hija para ayudarle a tomar las fotos y con el acomodo de los cadáveres. En la novela le pongo más edad, porque pensé que si ponía cinco o seis años de edad, como en efecto sucedía, nadie me lo iba a creer.

—¿Habrá que aprender a vivir con el narco, como lo retrata en la novela?

—Es evidente que el crimen organizado, que trasciende al narco estrictamente, llegó para quedarse. En muchas ciudades, en Cancún, casi todo el Norte, las extorsiones, el secuestro, las amenazas, forman parte de la vida cotidiana, muchas veces ya alejado de la operación de narcotráfico. Antes nos consolábamos, en los noventa en Guadalajara, por ejemplo, que en la medida en que uno no se involucrara con temas de drogas la vida podía transcurrir. Hoy ya no es posible. El crimen organizado se ha extendido a muchas esferas de la vida cotidiana.

PERFIL

El periodista, hoy narrador

Jorge Zepeda Patterson nació en Mazatlán en 1952. Es economista por la Universidad de Guadalajara, Maestro en Ciencias Sociales por Flacso, UNESCO. Hizo estudios de doctorado en ciencias políticas en la Sorbona, de París. Formado periodísticamente en el diario “El País”, de Madrid, fundó y dirigió el periódico “Siglo 21”, de Guadalajara en 1991. En 1997 fundó y dirigió el periódico “Público”, aquí mismo.  De 2008 a 2010 fue director del periódico “El Universal” en la Ciudad de México. Fundó y dirigió la revista semanal “Día Siete”, suplemento dominical de una veintena de diarios en el país. En 1999 recibió el Premio Maria Moors Cabot, de la Universidad de Columbia, EU. Es autor de varios libros de análisis político. Su columna dominical se publica en 15 diarios. Dirige el sitio de noticias “SinEmbargo.mx”.

Luis Herrera Álvarez Premio Nacional de Periodismo

00 El Informador Invertido

Gana Luis Herrera, de EL INFORMADOR, premio nacional de periodismo

El trabajo de Herrera Álvarez. Acreedor del reconocimiento otorgado por la organización México Infórmate ARCHIVO

    • Iniciativa para información de calidad

En el reportaje de Herrera Álvarez se afirma que de 2000-2011 se presentaron 116 denuncias sexuales de docentes hacia alumnos.

GUADALAJARA, JALISCO (02/FEB/2013).- Su investigación alcanzó la aceptación nacional como ejemplo de denuncia del actuar de las autoridades educativas en Jalisco. Su compromiso y acciones fueron distinguidas por México Infórmate, organización que ayer dio a conocer los resultados de su Segunda Edición del Premio de Periodismo Investigativo y de Acceso a la Información: el primer lugar fue para el reportero tapatío Luis Alberto Herrera Álvarez.El trabajo de Herrera Álvarez El abuso sexual en las aulas de Jalisco, publicado en EL INFORMADOR y que le hizo acreedor del reconocimiento, fue difundido en tres entregas los días 2, 3 y 4 de agosto de 2012, con los titulares: ”Cifras oficiales confirman vigencia de abusos en aulas”, ”Jalisco carece de reglas para atender abusos en escuelas” y ”Falta una política nacional contra abusos en aulas”.

El segundo lugar fue para ”Teletón: el monopolio de atención a la discapacidad” publicado en la revista Emeequis y escrito por Rafael Cabrera.

El trabajo ”24 mil, a la fosa común este sexenio”, de Víctor Michel, publicado en Milenio Diario, ganó el tercer lugar. Además, hubo  una mención honorífica para Fabián Ramírez Flores (ex reportero de EL INFORMADOR), con el trabajo ”Cuando la propaganda se disfraza de periodismo”, publicado en Quid, Observatorio de Medios del ITESO.

México Infórmate es una iniciativa que busca dar a los ciudadanos herramientas para poner al Gobierno bajo la lupa: para que fiscalicen el uso de recursos públicos y la forma en que las autoridades toman las decisiones. La ceremonia de premiación se llevará a cabo el próximo martes 19 a las 19:00 horas en el Hotel Four Points, en la Colonia Roma de la Ciudad de México.

Circulo “I” con todo quiere emigrar comunidad del Informador

Derechos de Réplica

Informador VS AnunciantesHace varios días que vengo observando este tipo de campañas en un diario al que en su momento hice referencia con comentarios directos a contenidos, formatos y presentación ante la sociedad de este rotativo que circula en nuestra comunidad de Guadalajara… desde su nacimiento, concepción y desarrollo cotidiano. Hasta ahora no venía al caso la defensa de quienes somos lectores asiduos de otro formato y suscripciones (El Informador) porque  hasta ahí consideré que el comentario debía de ser expuesto.

Como vendedor de publicidad y sabiendo que todo rotativo existe gracias a sus anunciantes, a sus patrocinadores y suscriptores (y en poco a quienes compran la edición a voceadores) hoy como consecuencia de este desplegado que es insistente y permanente me di a la tarea de ver por los intereses de LOS ANUNCIANTES, a quienes en ediciones de ICONO (nuestro proyecto) defendemos y defenderemos siempre porque de ellos emana el sustento que nos mantiene económicamente.

Diapositiva1

Diapositiva2

Diapositiva3Diapositiva4

Jesus y Jorge Alvarez del Castillo

No se si la estrategia emana de los personajes Federico Hetch, Jorge Verea, Diego Petersen y Aldrete (Sustituto de Fernando Ibarra en comercialización) o si de verdad se han unido Carlos Alvarez, David Solorzano, Jaime Alvarez junto con Mónica, Carmen y Esthela (Consorcio dueño de la firma Informador) para migrar suscriptores, anunciantes y lectores a una edición que no ha luchado en el mercado por conquistar las audiencias, anunciantes y esquemas propios de un proyecto de visión confusa.

Hace algunos días en charla con periodistas que conformaron la editorial del rotativo por 40 años, se comentó si este es el tributo que merecen dos personajes que en su momento entendieron su función y misión ante la sociedad tapatía y nacional que a través de un medio de comunicación proyectaron a nuestra ciudad, región y estado como un eje de desarrollo obligado de México del cual muchos como un servidor nos sentimos orgullosos de pertenecer.

Un saludo cordial a quienes como yo envidiamos la gran cartera de patrocinadores que en más de 95 años esta casa editorial ha recibido y que al parecer no valora tampoco, como nunca ha valorado en los recientes 10 años a sus suscriptores, lectores y miembros editoriales que ahí manifiestan su columna y que no forman parte de la nueva versión bastarda de esta casa editorial.

Alvaro López

Cuando la competencia esta en casa…

Siempre EL INFORMADOR y lo que suceda en su entorno formará parte de mi interés primario. Es un asunto de adicciones no superadas. Mamé Informador desde los 21 años y a más de 50 es imposible que detenga las dosis que en mucha vías me contaminaron.  En un principio por la amistad con el heredero del Editor… Jajajaja!!! luego porque en la lejanía de Tijuana una edición por vieja que fuera era símbolo de pertenencia en la distancia a Guadalajara…. más adelante por la cercanía que mi trabajo me llevará a las entrañas de la organización, sus prensas, sus departamentos, sus secretos (todo es secreto ahí), Don Jorge, Carlos, el Sobrino-nieto (Don David…. si Solorzano)… las ofnas de MTY, las de Güttemberg, los míticos Fernando Ibarra, Lusi Ernesto Salomón, los pilares de siempre hoy vinculados estrechamente a mi vida Luis Sandoval Godoy, Rodolfo Caloca,  los amigos Martha y Miguel Guarro, los colaboradores Rubio, Sánchez y Monclova…

Los nacimientos de proyectos editoriales como Dia Siete, La Revista, Tentación, todos hoy cadáveres que en breve los tendré en su respectivo altar de 02 de Noviembres venideros… La Buena Vida, OUI, las evoluciones de Gente Bien, el nacimiento imberbe de “El Periódico El Tren”, desde el nombre (Evocando a METRO de Madrid y METRO del DF de Reforma)… Los columnistas, los que están en ROTONDA y los que ya no están… los que quedan: Cuauhtémoc Cisneros, Carlos Cortez, Laura Castro y los Chilaquiles multimedios como Raymundo Rivapalacio y Jorge Fdez. Menéndez… los vestigios de muchas faenas… si las de personajes claves en mi vida, como maestros de lo que hay que hacer y no hacer…. en el recuerdo quedaron en mi alma las palabras de Gabriel Jiménez Aguayo… “Alvaro, incursiona con tu propio periódico… tus visiones no perméan…”  Ahí nace la idea de lo que más adelante permitirá con las escuelas y contenidos de Ramón Alberto Garza, Jorge Zepeda, Eduardo Danilo y Alejandro Páez Varela junto a Torcuato Luca de Tena nos llevarán al diseño, estructura y confirmación de ICONO. ICONO el imprerso, el Digital y ahora el CONCEPTO…

El nacimiento de (I) ¡si! la edición que compite desde dentro para las entrañas de el mismo Informador el único fundado por Jesús Alvarez del Castillo Velazco y desarrollado como gran empresa editorial del siglo pasado por Jorge Alvarez del Castillo Zuloaga…  embate  a la ilusión de  un embarazo deseado hace muchos años… pero que nace bastardo, porque es un incesto que proviene de una misma madre editorial, pero violado desde las entrañas con diferente GEN de otras generaciones que no revelan respeto por la institucionalidad y que confunden la evolución y la permanencia en forma grotesca.

El Informador ha tenido muchos hijos, unos de casa y otros en otras prensas… hijos editoriales que lejos de la tinta y el papel del eje que los sustenta (El aviso de Ocasión) han quedado en la historia. Hay que recordar las versiones de El Informador de Puerto Vallarta o el indiscutible proyecto de principio de siglo XXI “El Informador del Sur de California” que vivió casi cuatro años y que llegó a ser una buena referencia con 85 mil ejemplares semanales en California (Los Angeles USA).

Hoy este nieto (I) hermoso, sin versión  Digital lo que lo hace nacer manco (por no tener brazos en redes sociales) y mudo porque no habla y no se mueve (Ausente de Versiones Digitales), sin anuncios lo que va en contra de la lógica y marketing de  medios y si apostando a suscriptores donde hace más de diez años el modelo vigente solo en Selecciones y Magazines como National Geographic que tienen otros formatos y TARGETS y no van todos los días a una comunidad que recibe a (I) con asombro, con sorpresa y con agrado… diseño, diseño + diseño, contenidos, plumas (Buenas y malas como todo) pero ENCARTADO, retacado, insertado en las entrañas de una edición de 95 años que llegará a los 100 sin pestañear.

La experiencia de REPORTE INDIGO IMPRESO no bastó en Guadalajara para que Unión Editorialista, S.A. la empresa de la nueva generación de los Alvarez del Castillo Gregory, Solorzano, González Güerra, Barragán y Barba&Braniff y las que sigan sucediendo… se percatarán, percibiera, entendieran que las nuevas versiones de los impresos SON GRATUITAS. Inciden en una propuesta encantadora que se revela y es abortada por la sociedad, la que todavía respeta al Informador, y que espera este gran salto hace 10 años pero no a $ 15 pesos edición… no $3,600 pesos de un periódico (Lunes a Viernes) dejando el fin de semana (Tiempo de lectores) por un lado. ¿Que es esto? ¿un impreso en ROTATIVA PARA RICOS??????, La sociedad que puede pagar esta cantidad dedicará simplemente dos sucripciones anuales para tener una IPAD última generación, con acceso directo a EL PAÍS, ABC, London Times, L.A. Times, Washington Post, NBC, CNN en inglés y español y a los canales SLIM&Telcel ya integrados todo por el mismo precio. Haciendo que (I) además de enano editorial perezca en breve… claro a menos de que como en el TREN (El Periodiquillo de las clases C+D) reciba el inserto (Luz divida y celestial) del “Aviso de Ocasión” que ya tiene previamente el formato TABLOIDE que en sus propia tumba don Jorge ve con recelo, tristeza y coraje…. “Nunca le muevan al aviso de ocasión… nunca”. Bien Don Jorge, no le movemos pero si no los llevamos a otro proyecto que ya no es de UNIÓN EDITORIAL, S.A. la propietaria de la marca y el cabezal de “El Informador”.

El Aviso de Ocasión es propiedad de un consorcio… todo hermanos y herederos de la marca, del nombre, de lo que es en esencia EL INFORMADOR… pero si aplicamos la experiencia GB De la familia Álvarez Castillo Barragán donde en cualquier momento la pauta por decreto va para (I) obligarán en su momento a el consorcio a ir por nuevas aventuras con nuevos formatos…. pero sin el mercado del suscriptor, lo que hará que cometan los mismos errores como el dejar la versión de El Informador de $ 5.00 que lo compra simplemente para ver su anuncio en la sección del Consorcio.

Muchas felicidades a quienes han destinado talento, creatividad en los formatos de (I) son lo que la sociedad reclama hoy en cada esquina, en cada puerta… una nota por página, grandes imágenes, calidad, tabloide, sin a anuncios lo que no necesariamente debe de contaminar al lector (La sección de desplegados debe de ir como otra sección, que hace que el rotativo vaya por más de 32 páginas…. una especie de 2da MANO o Solo Ofertas en su sección final, que sustenta la rentabilidad de la edición).

(I) Debe de ir a la sociedad a los mismos $ 5 pesos de su madre El Informador, porque no será opción por ahora para el consumo de Suscriptores, especialmente si vives fuera de la periferia de la ciudad, y donde a $10 pesos Reporte Indigo está haciendo lo propio, con calidades de la información mucho muy competitiva por estar insertado en el círculo rojo del poder de México. Viva México, Viva Guadalajara, Viva el Informador… o simplmente MUERA EL INFORMADOR pero con la dignidad de ser un ICONO DE NUSTRA SOCIEDAD que da paso a las nuevas generaciones sin ser atropellado, sobajado, insultado…. muerto el rey ¡Viva el Rey!.

Alvaro López