Personajes de un Periodismo de Alto Impacto

Dada la dimensión pública del oficio, el periodista es susceptible de convertirse con facilidad en una figura popular, digna de ser admirada por el público. En los medios audiovisuales, esa notoriedad se multiplica, las figuras televisivas alcanzan el mismo renombre que los políticos más destacados o las estrellas del espectáculo. 

Por: Alvaro López #MundosDigitalesICONO. Sin embargo, dejando al margen la fama más o menos pasajera que la pequeña pantalla concede a quienes en ella aparecen, los periodistas de mejor reputación son aquellos que, a través de años de experiencia, consiguen aportar a la sociedad una nueva perspectiva de esa realidad que también pretenden mejorar. Sea por su perspicacia o por el talento demostrado al contar los hechos, los periodistas ilustres son aquellos que despiertan la confianza en los lectores o espectadores. Su credibilidad, unida a los rasgos personales de su tarea, hacen de ellos figuras clave a la hora de encauzar las corrientes de opinión. Otro modo de alcanzar ese renombre deriva de su pericia narrativa, sea como buenos escritores o, a través de la expresión hablada, como presentadores televisivos o radiofónicos.

El recuento de los periodistas de importancia en España comienza por Francisco Mariano Nipho, el más insigne informador del siglo XVIII. También gozaron de gran popularidad dos escritores periodísticos del siglo XIX, Mariano José de Larra y José María Blanco White. Esa doble condición de literato y periodista cabe asimismo aplicársela a Pío Baroja, que fue corresponsal, y a Emilia Pardo Bazán. Ya en el siglo XX, redactores como Julio Camba o César González Ruano alcanzaron una calidad sobresaliente en sus crónicas. Asimismo, pasaron del periodismo a la literatura Ramón J. Sender, Juan Goytisolo, Juan Ignacio Luca de Tena, Torcuato Luca de Tena, Néstor Luján, Juan Marsé, Daniel Sueiro, Arturo Pérez Reverte y Antonio Muñoz Molina, entre otros.

Álvaro Cunqueiro, extraordinario narrador en los idiomas gallego y español, dirigió El Faro de Vigo, donde escribió páginas periodísticas memorables. También destacado escritor, Rafael Dieste fue secretario de redacción de El Pueblo Gallego y fundó La Hora de España en 1938. En los países de habla hispana, hay numerosos ejemplos de periodistas de acreditado prestigio, que en algún caso han llegado a dar la vida cumpliendo con su misión informativa. Uno de los más conocidos periodistas de principios de siglo, el guatemalteco Enrique Gómez Carrillo, desarrolló parte de su carrera en España. En Chile, el prestigioso Ricardo Latcham colabora en La Nación y El Diario Ilustrado. También chileno, Carlos Droguett cuenta en su haber con importantes páginas informativas. El periodismo boliviano tiene, entre sus firmas más conocidas, a Óscar Alfaro, Augusto Céspedes, José Fellman Velarde, Néstor Terán, Jorge Suárez y Adolfo Costa du Rels. En Guatemala, Manuel José Valladares es un considerable periodista contemporáneo.

El caso de Francia es menos espectacular, aunque el periodismo francés de este siglo presente colaboradores tan prestigiosos como Antoine de Saint-Exupéry y, ya en la actualidad, profesionales de mérito, menos conocidos, como Alain Gresh o Monique Chemillier-Gendreau. Lo mismo cabe decir del periodismo alemán, cuya última generación profesional cuenta con redactores como Martina Fietz, Dankwart Guratzsch, Michael Lüders y Reiner Gatermann. Más tarde, a mediados de los setenta, Bob Woodward y Carl Bernstein renuevan el periodismo de investigación con su extraordinaria serie de reportajes, que desencadenó el escándalo “Watergate” y costó la presidencia al presidente Nixon. Y a partir de los años ochenta, los periodistas televisivos toman el relevo, con formatos atractivos, sorprendentes y muy populares.

Estos hombres (En la imagen del COVER) dieron formación al periodismo en México, marcando la pauta a seguir para muchos otros. Otra categoría, pero no menos importante, son los comunicólogos o comunicadores quienes se enfocan en informar y entrevistar, muchas veces sin profundizar en los hechos. María del Carmen Aristegui Flores.- Ésta es una periodista originaria de la Ciudad de México Distrito federal, estudió en la Universidad Nacional Autónoma de México, cursando la carrera de comunicación; su carrera comenzó en la ya extinta IMEVISIÓN, que fue vendida y convertida en la Actual TV AZTECA. Su carrera se enfoca a la investigación político-social, indagando en la vida privada de funcionarios y su vínculo con la sociedad.

#LosPeriodistas
#PeriodismodeAltoIMPACTO
#ElPERIODISMO
#Periodismo
#PrensaComunicaciónyPERIODISMO

#CátedrasdePERIODISMO

Anuncios

DESCONCIERTO, INSEGURIDAD, MIEDO… LOS TEMAS

Sin haberlo concertado, cada quien por su lado, todos coincidimos en estos temas, todos hemos escrito sobre ello y todos publicamos en la misma fecha nuestros editoriales. Diego Petersen Farah, Margarita Zavala, Cuaúhtetemoc Cisneros Madrid y Alvaro López Tostado, tres de ellos desde las columnas del Informador y un servidor desde mi propia columna en #EdicionesICONO

Por: Alvaro López #MundosDigitalesICONO.- Nos une la mexicanidad solamente… tenemos puntos e intereses diferentes, cada quien a su escala estamos con diferentes visiones y misiones. Es una coincidencia que cada uno de los mencionados estemos expresando temas que en nuestras reflexiones nos obliga a exhibir ante nuestras audiencias circunstancias que nos laceran. De Poder a Poder Cuauhtémoc Cisneros nos expone el tema “Desconcierto abate la humanidad”. En una columna invitada el rotativo El Informador Margarita Zavala escribe “Rescatar a México del miedo a la inseguridad”. Y en su columna EN TRES PATADAS Diego Petersen Farah nos exhibe “Miedo, odio, Ignorancia”…

Hago extractos de cada uno de los contenidos y los exporto a nuestras columnas las cuales conforman un poker de cartas en un juego que hoy mediáticamente está en miles de pensamientos que nada podemos aportar a favor de una solución conjunta como lo mencionamos en otras columnas como las de Lorenzo Meyer este mismo día en nuestros BLOGS y Redes Sociales. Auch… algo sucede que nos une por lo menos en pensamientos

Saludos desde http://AltaCorporativo.com/

Valentín Gómez Farías y sus proezas

Recientemente —el 5 de julio pasado— se cumplieron 205 años del fallecimiento de uno de los hombres más importantes de la Reforma Constitucional de nuestro país. Sus esfuerzos civiles y gubernamentales le dieron a nuestra Carta Magna los elementos suficientes para que el desarrollo de nuestro país se diera como el de las grandes potencias del mundo, no obstante, corresponde a todos los mexicanos lograr que la letra se convierta en una realidad.

Por: Por Cuauhtémoc Cisneros Madrid ccmadrid@att.net.mx #MundosDigitalesICONO .- Quien fuera médico, político y catedrático de la Universidad de Guadalajara, cuenta entre sus antecedentes que en 1833, en una de las breves ocasiones en que encabezó la Presidencia de la República clausuró para siempre la Real y Pontificia Universidad de México y proscribió todos los colegios confesionales, aunque el poder de los mismos es tan fuerte que aunque el Artículo Tercero Constitucional conciba nuestra educación como laica y gratuita, hasta la fecha “se las han arreglado” para subsistir.

En su calidad de Presidente del Congreso de 1857 le correspondió recibir el original de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, misma que a la fecha ha estado sujeta a múltiples cambios y las actualizaciones correspondientes, y que hasta antes de la administración de Enrique Peña Nieto sólo había recibido pequeños “parches”.

Y precisamente luego de la clausura de la Real y Pontificia Universidad de México, Valentín Gómez Farías determinó la creación de la que hoy es conocida y reconocida como la Benemérita Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, cuarta institución científico-cultural en el mundo, por la que han transitado los principales personajes de nuestra historia, incluidos los intelectuales más reconocidos, misma que fue encargada —entre otras tareas— de crear la estructura de lo que hoy es la Secretaría de Educación Pública e implementar el sistema pedagógico que en aquél tiempo fue el más avanzado del mundo, importado de Europa. de México.

Es posible que muchas personas —por las razones que quieran— estén en desacuerdo con la lucha concebida y realizada por Gómez Farías, sin embargo, su humanismo se encuentra más que manifiesto en toda la lucha que tuvo que realizar, incluyendo el pago de su propio bolsillo al batallón que combatió a los españoles, y la atención en Palacio Nacional a todos los enfermos afectados por la fiebre que azotó a nuestro país en uno de los periodos en que ocupara la Presidencia de México.

Por supuesto que don Valentín no fue perfecto, cometió errores a lo largo de su vida política, pero tuvo las agallas suficientes para rectificar cuando se dio cuenta de los mismos.

Durante los breves periodos en que ocupó la Presidencia, apenas sumó nueve meses de gestión, pero durante los mismos alcanzó logros que hoy en día nos dan la oportunidad de sentirnos orgullosos de nuestro pasado, pero sobre todo, comprometidos con el futuro de México.

Textos El Informador de GDL Julio 2017
http://AltaCorporativo.com/