Libro digital, ¡Apúsense!

ESTADO FALLIDO Susana Moscatel

2012-09-14 • HEY!

La industria editorial mexicana, con sus evidentes pero muy relevantes excepciones, simplemente no piensa que el mercado de nuestro país está listo o siquiera interesado en el libro digital. Trabajan el formato, sí, pero en la mayoría de los casos con tantas limitaciones que no es una opción real para la gran mayoría de la población.

Es muy curioso ver esto porque hay casos más que evidentes acerca de cómo no hay mejor manera de llevar el trabajo de los autores hasta su público objetivo. En este caso en particular pensemos en las mujeres. En lo personal conozco a tres amigas que tienen el libro de 50 sombras de Grey en su iPhone o iPad. Una me dijo que le dio pena ir a la tienda y comprar el best seller sexual. Otra que pesa demasiado. Y la tercera me aseguró que le daba vergüenza ser la típica señora en un avión con el libro abierto, mientras que todos a su alrededor saben que se está “emocionando” con las aventuras de dominio y sumisión que contienen las páginas. ¡Pero el libro se está vendiendo más rápido que Harry Potter! Es que hay todo un universo en la literatura que muchos conocemos como “el placer culpable” que se disfruta más en privado.

Un nuevo ejemplo de ello es la biografía de Naomi Wolf, llamada Vagina. Más de 15 años después de que los Monólogos de la idem tomaran los escenarios de todo el mundo, hay un tabú respecto a traer un gran libro con semejante título en grande en su portada. Pero de que hay interés acerca de la historia de una mujer que logró los más impresionantes orgasmos de su vida después de una operación de la cadera, lo hay. ¿El resultado? Una impresionante cantidad de ventas en lo que a digital se refiere. Mucho menos en impreso. No es por modernidad, en este caso es por discreción.

Muchas de las editoriales en México saben perfectamente bien la historia de las disqueras, pero en muchos casos simplemente no piensan que es el mismo caso. Ven al libro digital como un producto completamente distinto al impreso. No lo es, y cada día eso cambia más y más. Sobre todo ahora que el mundo del entretenimiento (Sí, eso incluye la lectura también) se está fijando más y más en las mujeres, dándose cuenta que ahí hay un mercado indiscutible y enorme que definitivamente consume. ¿Qué no se habían dado cuenta con las telenovelas? Pues bien, ese mismo y enorme público estaría más que listo para explorar ávidamente nuevos formatos si tan solo fueran tan accesibles como picar un botón para conseguir el contenido.

¿QUIÉN PODRÁ SER?

En los últimos días el tema de conversación de los que cubrimos cosas como teatro, cine, música y otros géneros (los auténticos) del entretenimiento ha sido: ¿Y ahora qué va a pasar con nuestras instituciones culturales? Una vez pasada la preocupación que los primeros nombramientos para la transición de un Gobierno Federal al otro no contemplan el tema cultural, la pregunta es esta: ¿Existe alguien que verdaderamente venga al mundo de las artes, quien, por su calidad política, realmente pueda ser considerado para encargarse de temas tan importantes como Imcine, INBA y Conaculta? No es un tema menor.

¿Habrá respuesta pronto?

Anuncios