Utopía… Conrado Trapero

Utopía Galeano desde Redes Sociales

Utopía Galeano desde Redes Sociales

SOÑAR SE VALE… Siempre estará en nuestro ánimo el hecho de pensar que mañana estará mejor, que la semana entrante mejoraran las cosas, que con el año nuevo se disiparan los problemas y porque no, que pasaremos a vivir de mejor forma y manera y que encontraremos un mundo mejor.

Recuerdo las palabras que alguna vez leí de Héctor Galeano, cuando alguien le pregunto ¿Qué es Utopía? Pregunta difícil de responder, pero que el salvo con toda elegancia:

“La Utopía, es como el horizonte” dijo, si camino diez pasos se aleja otros diez, si camino veinte, se aleja veinte, y así sucesivamente. ¿Entonces? pregunto el interlocutor. ¿La Utopía es algo inalcanzable? No lo sé,- dijo – de lo que si estoy convencido es que me hace caminar, hace que me mueva y eso ha sido el motor para los que nos precedieron y es el motor de los que aquí vivimos.

Moviéndonos, buscando, soñando, es que la humanidad avanza, crea, construye, inventa. En ocasiones tropieza y cae, pero el impulso y la esperanza de algo mejor, hace que uno se levante, que muchos se levanten y aunque el horizonte se siga viendo lejos.
Si amigos: SOÑAR SE VALE.

Por: Conrado Trapero Rivas
Para Icono

Editoriales de Conrado Trapero

Editoriales de Conrado Trapero

Eduardo Galeano

Eduardo Galeano

Anuncios

¿Ciudadanos vs Políticos?

Enrique Toussaint desde nuestras REDES SOCIALES

Enrique Toussaint desde nuestras REDES SOCIALES

Enrique Toussaint

Enrique Toussaint

25/01/2015, de las columnas de El Informador extrajimos esta interesante postura de quien tenemos una excelente referencia como persona de criterios y de escalas en sus análisis y aseveraciones… el tema que sugiere debate, nos profundiza en una realidad social de quienes frente a un nuevo escenario electoral o una realidad dentro de la política y la administración pública obliga a la reflexión.

GUADALAJARA, JALISCO (25/ENE/2015).- El discurso político en México se ha tornado dicotómico: ciudadanos contra políticos.

Los primeros, honrados, trabajadores, incorruptibles; los segundos, abusivos, corruptos y sedientos de poder. No dudo que haya buenas razones para establecer esta dicotomía.

Es innegable que en este país, en Jalisco también, se ha configurado una clase política que domina los cargos públicos y negocia como propio lo que es de todos.

Este diagnóstico provoca que periodistas, especialistas y analistas políticos pongan tanta esperanza algo ilusa en el poder de las candidaturas independientes. Es como si las candidaturas independientes fueran el vehículo de salvación de una ciudadanía desprotegida ante los abusos de una clase política que está lejos de representar los intereses de la población.

Sin embargo, más allá de las candidaturas independientes, este discurso ciudadanos vs político, ¿qué tan útil es para el debate político en México? ¿Esta dicotomía nos sirve para explicar la crisis de representación en México?

De entrada, es importante señalar que esta aparente dicotomía entre ciudadanos y políticos no es un asunto nuevo y hay buenas razones para observarlo en el día a día de nuestra democracia. México es uno de los países de América Latina en donde menos mecanismos de participación ciudadana existen. Hacer un referéndum, un plebiscito o una iniciativa popular es prácticamente imposible. Asimismo, es uno de los marcos normativos que más atribuciones concede a los partidos políticos y que más cierra la posibilidad de que ciudadanos sin partido se postulen para cargos de elección popular. Hay que admitirlo, los partidos políticos se han vuelto hegemónicos en prácticamente todos los espacios de representación, incluso en aquellos donde no deberían extender sus tentáculos (Poder Judicial o universidades, por ejemplo). Es decir, el sistema de partidos en México es uno de los más protegidos del mundo, desde el punto de vista jurídico, económico y político.

Sin embargo, este discurso dicotómico no es nuevo; es más, lo podemos identificar como un discurso común en la política. Ahí tenemos la “casta” en Italia y España; la partidocracia en Francia o la oligarquía en Sudamérica. La división en dos del espectro político es tan viejo como la política misma. Sin embargo, la división entre políticos y ciudadanos que han utilizado partidos políticos como Acción Nacional (PAN), en el pasado y lo han retomado a nivel nacional en el presente, o Movimiento Ciudadano (MC), actualmente en Jalisco, plantea al menos cinco dilemas que es necesario atender de fondo.

Dilemas

En primer lugar, y desde mi punto de vista el más preocupante de los argumentos: “Los problemas de este país se resolverán cuando se vayan los políticos malos y lleguen los ciudadanos buenos”. Es decir, aquellos que ejercen el poder en los gobiernos son corruptos por naturaleza y constituyen el cáncer a combatir. Parte de la idea de que la corrupción se encuentra encapsulada en el Gobierno, y que por lo tanto la reforma debe ser ahí y sólo ahí. Por lo tanto, obvia que los problemas gubernamentales en México son más complejos que las personas que ocupan los cargos, ya que los malos gobiernos no son sólo producto de malos gobernantes, sino también productos de instituciones pervertidas que bien podrían “torcer” a supuestos ciudadanos con buenas intenciones. Es decir, las nuestras son instituciones que generan incentivos que premian la corrupción y que castigan la honestidad. Esta dicotomía moraliza la política y nos aleja de las necesarias reformas institucionales.

De la misma manera, esta narrativa de ciudadanos vs políticos crea la “falsa percepción” de que reformando el Gobierno, todo lo demás encontrará su cauce. Cuando la corrupción, la falta de observancia al estado de derecho, una economía que no crece y la inseguridad rampante no son problemas que se deriven únicamente del Gobierno, sino que están presentes en los barrios, las colonias, las escuelas, los hospitales, los comercios. ¡Bueno sería que todo nuestro problema fuera el Gobierno!

En segundo lugar, al reducir el espectro político a dos actores (ciudadanos y políticos) se pone más atención al mensajero que al mensaje. El problema de esta narrativa es que califica cualquier iniciativa que tiene su origen en la sociedad civil como algo positivo o anhelable, sin entrar a fondo al análisis de los impactos de la propuesta. En contraposición, cualquier propuesta que nazca de los “políticos”, provoca un juicio condenatorio casi en automático. Digamos que nos despoja de la postura crítica al calificar tal o cual iniciativa por su origen y no por su sustancia. Esto genera que el periodismo, los medios de comunicación y la opinión pública no se metan a analizar a fondo las consecuencias positivas o negativas de tal o cual política pública.

La propuesta de candidaturas independientes entra en esta categoría. Si bien, muchos dijimos que son necesarias para restarle poder a los partidos políticos que controlan todo el espectro de representación, también era importante señalar que sólo le estamos dando la vuelta al verdadero desafío: reformar de fondo el sistema de partidos y generar mejores condiciones para que los ciudadanos puedan fundar partidos, así como involucrarse en candidaturas externas. Otros, por el contrario, le dieron a los candidatos independientes una función mágica: ahora sí vienen los ciudadanos (y apareció Lagrimita). Algo así como el discurso que llevó a Silvio Berlusconi a la jefatura del Gobierno en Italia o el discurso anti-partidos de Fujimori en Perú. No conozco ningún sistema democrático de avanzada que se base en candidatos independientes; su importancia es innegable, pero su impacto es mínimo.

En tercer lugar, confunde la deformación de la política con la esencia del quehacer político. Es cierto, la política se ha deformado alejándose de lo que debería ser. Secrecía, negociaciones oscuras, dinero que puede comprarlo todo, marketing e imagen por encima de propuestas, o corrupción. Sin embargo, la política en esencia no es ni debe ser nunca sinónimo de todo eso. La política es la herramienta que nos dotamos como sociedad para resolver los problemas inherentes a la pluralidad. Pensamos distinto, por ello la política es el arte de ponernos de acuerdo para lograr los objetivos comunes. Al plantear la dicotomía político-ciudadano, lo que se denigra no es al político corrupto, indigno, sino a la política en general. Así, la ciudadanía escucha política y ya recibe todas esas cargas negativas que la perversión del concepto le ha provocado.

En cuarto lugar, si bien pone en el centro de la discusión a los políticos que deshonran su profesión (lo que de entrada es un acierto), también esconde a muchos otros culpables de en la problemática del país o del Estado. ¿No es cierto también que detrás de un político corrupto podemos encontrar a un empresario corruptor que llena de billetes al político a cambio de contratos, obra pública o una licitación a modo? ¿O no es cierto que detrás del problema de inseguridad en que vivimos no sólo están políticos incapaces, sino también narcos despiadados que están dispuestos a todo por unos dólares? ¿No es cierto que detrás de los malos servicios de telefonía o internet, o incluso televisión, hay monopolistas que se resisten a abandonar su férreo control del mercado? Se debe admitir, muchos problemas surgen de un Estado incapaz de regular, pero eso no excluye a muchos más sectores sociales y económicos que se encuentran vinculados a los problemas tenemos como sociedad. Creer que todo es culpa de los políticos, nos lleva a una confusión y a un reduccionismo claro.

En quinto lugar, mete a todos los políticos en el mismo cajón. “Todos los políticos son iguales”, así de fácil. Sin ningún acercamiento crítico y partiendo de una base empírica muy limitada, esta narrativa dicotómica provoca que perdamos el juicio para identificar las diferencias que sí existen entre políticos y entre proyectos partidistas. No es cierto que Andrés Manuel López Obrador, Enrique Peña Nieto y Gustavo Madero sean lo mismo. Tampoco es cierto que Enrique Alfaro, Ricardo Villanueva y Alfonso Petersen representen lo mismo.

Matices

La brocha gorda de esta dicotomía lleva implícito el asignarle valores negativos a toda la clase política, sin importar trayectoria, propuestas, logros o fracasos. En el mismo ejemplo, tampoco es capaz de dividir entre “ciudadanos”. Al ser el ciudadano una oposición al político que representa todo lo malo y corrupto, eso quiere decir que el ciudadano que no es político significa todo lo bueno, deseable e incorruptible. Así, le damos el mismo juicio al ciudadano que atiende bien sus deberes, paga impuestos y es ético en su relación con los demás, que aquel ciudadano que paga viola las normas, corrompe y abusa de los demás. Esta dicotomía nos traslada al relativismo, donde uno es según el lado de la moneda en la que se encuentre.

He decidido poner especial énfasis en lo que considero nocivo para el discurso político, aunque es innegables que esta narrativa acarrea consecuencias positivas: pone en el centro del debate la apertura del sistema político; visibiliza la actuación opaca de aquellos que como clase monopolizan el acceso a los cargos públicos; evidencia a deformación de la política en una actividad que abandona su naturaleza pública para constituirse en un negocio privado de unos pocos. El discurso ciudadanos vs. políticos tiene esos matices, esas dos caras, una que deforma el debate político y otra que lo enriquece.

En México vimos en la pluralidad política, expresada en el voto, la base del cambio institucional en el país. La decepción para muchos ha sido más que profunda. La transición en el año 2000 no sólo no resolvió los problemas de fondo del país, sino que la transparencia y la pluralidad parecen haberlos multiplicados. Sin embargo, la dicotomía ciudadanos-políticos nos aleja de las soluciones estructurales a los problemas que vive el país. Ni la impunidad, ni la falta de Estado de derecho, ni menos la corrupción, son problemas que sólo afectan a los políticos. Este discurso fue clave para crear el Instituto Federal Electoral (IFE) o para constituir los organismos autónomos de transparencia o fiscalización a nivel estatal y nacional. Sin embargo, no resulta tan efectivo para resolver problemas como el Estado de derecho o la corrupción. En conclusión, ciudadanos y políticos no deberían ser enfrentados ni en el discurso, por el contrario la apuesta para nuestra democracia es hacer que de poco en poco políticos y ciudadanos sean sinónimos.

En todos lados se cuecen habas…

Por Conrado Trapero

Por Conrado Trapero

EN TODAS PARTES SE CUECEN HABAS.

Por: Conrado Trapero Rivas

12/01/2015

Hace un par de meses, recibí un correo enviado por un querido amigo, ciudadano francés, quien viviera por más de cincuenta años en México, ahora retirado y viviendo es su casa solariega en sur de Francia en La Provence.

En ese correo, mi amigo se lamentaba por lo que estaba ocurriendo en nuestro país. El caso de Tlatlaya, los 43 estudiantes desaparecidos en Guerrero, el tema de los maestros en Oaxaca, el caso Michoacán (estado donde nació su esposa) MI amigo me comentaba que había planeado venir a Guadalajara en abril de este año a visitar a sus hijos y nietos, pero como veía el panorama, estaba considerando seriamente, no hacerlo. La paz provinciana de la que estaba gozando en su pequeño pueblo del siglo XII no la cambiaría por venir a un país convulso y lleno de peligros, como lo podía comprender leyendo o viendo los noticieros a los que tenía acceso en su hermoso entorno.

En días pasados se detono, lo que muchos estaban avizorando, el fundamentalismo religioso apareció con su rostro más feo, manchando a los musulmanes que desean vivir en paz; las múltiples exigencias de los musulmanes, no solo en Francia, Holanda, Bélgica, Alemania, España. Las declaraciones de los distintos jefes de estado que en días y meses pasados pudimos leer a través de la red, diciendo de manera contundente, que si querían vivir en sus países, que las reglas a respetar eran las locales y que en caso contrario, la puerta estaba abierta.

Dicen que este domingo 11 de enero, más de millón y medio de franceses salieron a las calles (dicen que fueron dos) en apoyo a la libertad de expresión, en apoyo a sus creencias,  a su forma de vida, y una buena cantidad de jefes de estado marcharon a la cabeza del contingente en apoyo.

Esto se torna peligroso a mí entender. Ya identificaron al enemigo, ya tienen una maniobra de distracción muy fuerte, muy creíble, para que los ciudadanos, miren hacia otro lado y olviden  los problemas que los aquejan. La guerra, para muchos es la solución, y obvio, estará alentada por quienes fabrican armas y cartuchos y toda clase de insumos para la industria bélica.

Las caricaturas del profeta, irrespetuosas por cierto, no justificaban la matanza, ni tampoco la irrupción en los restaurantes y supermercados Judíos, pero la pregunta que subyaces es: ¿Fueron el fanáticos, o los de enfrente?

Como sea, yo le diré a mi amigo, que hoy por hoy declino su invitación para visitar su lugar de retiro. Porque como decía al principio “En todos lados se cuecen habas”

Luto por la muerte de Julio Scherer

Julio Scherer García

Julio Scherer García

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Esta madrugada, alrededor de las 4:30 horas falleció el periodista Julio Scherer García.

El fundador de Proceso, murió de un choque séptico. Llevaba poco más de dos años enfermo, principalmente de problemas gastrointestinales. En abril, cumpliría 89 años. El 17 de octubre pasado hizo lo que sería su última visita a la redacción que tanto amó.

Al despedirse, a las puertas de las oficinas del semanario que fue su vida durante sus últimos 38 años, dijo a este reportero, los ojos húmedos, que Proceso había costado muchos sacrificios y trabajo y se despidió intentando una sonrisa.

Prometió, un hilo su voz, que regresaría para el aniversario 38 del semanario. Ya no pudo.

Siempre lejos de los reflectores, renuente a las entrevistas, fiel a su estilo de vida, sus funerales serán privados.

Al inicio de la década de los cuarentas del siglo pasado, antes de cumplir los 18 años, Scherer García ingresó al diario Excelsior. Tuvo una carrera fulgurante. Inició como mandadero de la redacción y unos días antes de cumplir los 22 años ya publicaba en el vespertino Últimas Noticias y un año después en Excelsior, en cuyas páginas se pueden encontrar notas, entrevistas y reportajes bajo su firma, de septiembre de 1949 a abril de 1976.

Julio Scherer asumió la dirección del entonces el diario más importante del país, a los 42 años, el primero de septiembre de 1968. Desde esa posición, acabó confrontado con los presidentes Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970) y Luis Echeverría (1970-1976).

A su salida de Excelsior, el 6 de junio de 1976, luego de una maniobra orquestada desde la presidencia de Echeverría, junto con decenas de compañeros de aquel diario fundó el semanario Proceso, cuyo primer número apareció el 6 de noviembre de 1976.

Diapositiva2

Scherer García, quien asumió la dirección de Proceso a los 50 años, nunca dejó la actividad reporteril. El 7 de diciembre de 2014, un mes antes de su muerte, de 88 años, publicó su último texto a propósito del fallecimiento del también periodista y escritor, su amigo, Vicente Leñero.

Considerado el mejor periodista mexicano de la segunda mitad del siglo pasado y de lo que va del actual, Scherer García estudió la carrera de derecho y de filosofía en la UNAM, pero pronto acabó por dirigir todos sus esfuerzos a lo que sería su máxima pasión: el periodismo.

No hubo tema que no tocara: pobreza, menores de edad, desastres, tragedias, conflictos estudiantiles, protestas laborales, religión, grilla política, asuntos internacionales, pintura, literatura y las artes en general, aunque el de la corrupción gubernamental aparece como una constante.

Bajo su dirección, Proceso publicó portadas memorables como aquella titulada El hermano incómodo, del 19 de noviembre de 1994, acompañada de una foto del recientemente exonerado Raúl Salinas de Gortari. O esa de La casa de Durazo en el Ajusco en julio de 1983, sobre las corruptelas del que fuera jefe de la policía capitalina en el sexenio de José López Portillo, junto a otro reportaje sobre El Partenón, una narco mansión construida para ese siniestro personaje en Zihuatanejo, Guerrero. Recordada también es la portada de enero de 1983 con el título El refugio de López Portillo en Acapulco, cuyo reportaje en interiores se destacó curiosamente con la cabeza: Una casita blanca de 2 millones de dólares en Puerto Marqués.

El 8 de enero de 1994, el país en un hilo por la declaración de guerra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, en la redacción de Proceso se recibió una invitación del EZLN dirigida a Scherer García para que este, junto con la Premio Nobel, Rigoberta Menchú y el obispo Samuel Ruíz, fungieran como intermediarios ante la eventualidad de un diálogo con el gobierno.

La respuesta del entonces director de Proceso lo pintó de cuerpo entero:

“Agradezco la inclusión de mi nombre al lado del obispo Samuel Ruiz y de la señora Rigoberta Menchú. Sin embargo, mi condición de periodista me obliga a la imparcialidad, difícil de sostener en la doble condición de mediador y cronista de los acontecimientos que vivimos. Debo, pues, cumplir exclusivamente con las reglas de mi profesión”.

Julio Scherer García escribió un total de 22 libros entre 1965 y 2013. Después del primero, titulado Siqueiros: La Piel y la entraña (1965) (FCE 2003), debieron pasar 19 años para publicar el segundo, el inolvidable Los Presidentes (Grijalbo 1986).

El director fundador de Proceso y hasta su muerte, presidente del Consejo de Administración de CISA, la empresa que edita el semanario, se ocupó en sus libros de expresidentes, de la matanza de Tlatelolco, de las cárceles, de sus más renombrados presos, de los presidentes de Chile, Salvador Allende y Augusto Pinochet, y de temas como el de los secuestros y la delincuencia de menores de edad, así como en un par de ellos, a su vida, su única, de periodista.

Después de Los presidentes escribió:

El poder: historias de familia (Grijalbo 1990); Estos años (Océano 1995); Salinas y su imperio (Océano (1997); Cárceles (Alfaguara 1998); Parte de Guerra, en coautoría con Carlos Monsiváis (Aguilar 1999); Máxima seguridad (Random House Mondadori 2001); Pinochet, vivir matando (Alfaguara 2000 y Nuevo Siglo-Aguilar 2003); Tiempo de saber: Prensa y poder en México, en coautoría con Carlos Monsiváis (Aguilar 2003); Los patriotas. De Tlatelolco a la guerra sucia (Nuevo Siglo Aguilar 2004); El perdón imposible (FCE) (Versión ampliada de Pinochet, vivir matando); El indio que mató al padre Pro (FCE 2005); La pareja (Plaza & Janes (2005); La terca memoria (Grijalbo 2007); La reina del Pacífico (Grijalbo 2008); Allende en llamas (Almadía 2008); Secuestrados (Grijalbo (2009); Historias de muerte y corrupción (Grijalbo (2011); Calderón de cuerpo entero (Grijalbo 2012); Vivir (Grijalbo 2012) y Niños en el crimen (Grijalbo 2013).

Scherer García recibió en 1971 el premio María Moors Cabat y en 1977 fue reconocido como el periodista del año por Atlas Word Press Review de Estados Unidos.

En 1986 se le entregó el premio Manuel Buendía 1986 y dos años después rechazó el Premio Nacional de Periodismo, que en ese entonces entregaba el presidente de la república en turno.

En 2001 recibió el reconocimiento Roque Dalton y en el 2002, quizá el reconocimiento que más lo conmovió: el Premio Nuevo Periodismo CEMEX-FNP, promovido por el escritor Gabriel García Márquez, en la modalidad de homenaje.

Diapositiva6

Un año después, aceptó el Premio Nacional de Periodismo, cuando su organización y entrega se había ciudadanizado. Ya el 20 de marzo de 2014 recibió el grado de Doctor Honoris Causa de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. Y el 3 de octubre pasado, otorgada por el Proyecto Cultural Revueltas, recibió la medalla John Reed por su trayectoria periodística y sus contribuciones a la libertad de expresión.

Julio Scherer

Julio Scherer

Julio Scherer García

Julio Scherer García

Bienvenidos a nuestra FANPAGE

Bienvenidos a nuestra FANPAGE

Alvaro López Tostado… la pluma digital

México Perspectivas Urbanas

México Perspectivas Urbanas

MÉXICO EN PERSPECTIVA DE SUS CIUDADANOS URBANOS

México no se ve bien… hace rato que su imagen en muchos aspectos está deteriorada, y no solo para los propios mexicanos, sino para quienes están extra fronteras.  Un México de grandes planes, de grandes perspectivas, pero solo en el discurso y en el papel, solo en las intenciones que se quedan en los procesos de cada campaña de su dorada oligarquía gubernamental.

El balance de las cosas revela que nuestro capital es pasivo, y que el pasivo nos llevó a un déficit de nuestra calidad de vida…

Los privilegios se mantienen mediante los esquemas de luchas de poder, poder en todas las esferas y escalas de una sociedad que no sabe cómo vivir en sinergias positivas…

La ausencia de hombres de respeto, no hombres de poder que esos abundan… liderazgos respetables, con principios y moral que favorecen la comunidad, abuelos que comprenden y respetan los derechos a la vida, a la convivencia, al orden y a la cordialidad, personajes con la experiencia y respetos que llevan en su proceder tolerancias y criterios… esquemas que imponen direcciones hacia mejores tiempos, espacios y calidades… hace mucho tiempo que ninguno de ellos se ve al frente de las instituciones, de las organizaciones que le dan a un país, solvencia en todos sus aspectos…

México seguirá transitando en su eterna lucha por el poder y la economía personalísima que no derrama bienestar ni comparte beneficios hacia una sociedad hoy molesta de ser siempre el soporte de la impunidad absoluta…

México en espera de cambios

México en espera de cambios

MÉXICO EN ESPERA DE UN CAMBIO RADICAL EN SU POLITICA PÚBLICA

México sigue con hambre y sed de justicia, hoy más que nunca en sus calles miles de personas manifiestan su angustia y desesperación en cada casa, en cada hogar, en cada disfuncional familia que es víctima de un sistema que le aplasta, que le lacera, que le somete a una vida carente de oportunidades reales.

La frase aunque se atribuye a un discurso de un hombre del sistema que no llegó a la presidencia y que como víctima de la sociedad que opera los vínculos del poder en México (el de unos cuantos), si es relevante….

Colosio es muy probable que tampoco lograra en su momento beneficios a una clase mexicana que no vio en Zedillo, o Fox, o el mismo Calderón y ajora con Enrique Peña un país que en su reinvención y su evolución de las instituciones producto de su revolución en 1910, sea una realidad de progreso, bienestar y calidad de vida para su población…. una comunidad orgullosa de ser mexicana, pero avergonzada de su gobierno y de sus liderazgos en la administración pública… sí!!! en las finanzas del estado, en los tribunales de justicia, en las administraciones desde su presidente, gobernadores y su patético poder legislativo en todas la cámaras federales y estatales.

México de poderosos

México de poderosos

No hay una sola persona evocable…. el mismo Benito Juárez fue ejemplo de la división de poderes con Porfirio Díaz…

México, mexico de minúsculas y sin acento… méxico de pobres mexicanos, en especial el de sus gobiernos…

No hay porque sorprenderse, los mexicanos de las nuevas generaciones que ya están insertados en una sociedad de depredadores ejercicios de supervivencia…  lo están descubriendo… Ja!!!! Mexicanitos que creen que la democracia, la justicia y la equidad existen Jajajajaa!!

En México como en muchos otros lugares del mundo, tanto de sajones, anglos, latinos, la ley de la selva es la que impera… desde las mismas entrañas de la familia…

México en cada escala y en cada espacio, es una gran pecera de depredación… México no es lo que se ve, ni lo que se proyecta, somos reflejo de encandilados víctimas de excesos de luz, de reflectores, que nos proyectan como grandes, pero en el fondo solo somos producto de ejercicios de políticas de arrabal, de eterna impunidad, de resultados y de actitudes de quienes tienen la audacia, la astucia de saber qué hacer para hacer de su vida un éxito que aplasta a los demás…

No hay una sola luz de esperanza en este país, que día a día traga hacia su interior la hiel de una pesada cuesta que nunca terminará…

Felices fiestas navideñas, el regalo que nos espera es MAS DEUDA… solo eso…

Alvaro López

México entre el Glamour y la Impunidad 

MÉXICO ENTRE EL GLAMOUR Y LA IMPUNIDAD

Los medios de comunicación, así como las nuevas tecnologías, nos muestran en infinidad de espacios y dispositivos (Tradicionales y modernos), una vida llena de glamour, de sociedad, de envidiables escenarios de moda, de cultura, de fashionismo, que contrasta con pobrezas extremas tanto en las ciudades como en el campo, en las capitales y en sus provincias… mientras a la par se experimenta escases de combustible, alza en el mismo y despilfarro desmedido en sus gobiernos.

Ser o no del catálogo de Televisa, o estar en las entrevistas de QUIEN (de Laura Manzo), o en CARAS. de Televisa… es estar en el “Top ten” del reflector… Si es Angélica o Lucero o Anahí es irrelevante, así lo demuestra la producción de ARGOS y Epigmenio Ibarra “LAS INFAMES”.

Aparecer en los espacios de Jorge Ramos o de Carmen Aristegui no es agradable, porque estos emanan desde el extranjero.

Ser víctimas de Ramón Alberto Garza de Reporte Índigo es menos molesto porque no le llega al pueblo estos sofisticados editoriales de exposición mediática permanente…

Entre la población de clase media desacomodada que en la eterna lucha de la conquista del sueño mexicano (más cercano que el norteamericano para los mega pobres) la imposición de estos valores de éxito, de fama, gloria nos hace cada vez ser menos consientes de una moralidad completamente relegada en el fashionismo incomparable de los reflectores de nuestra h. sociedad cada vez más cercana a la perversidad de EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS…

México El Laboratorio

México El Laboratorio

MÉXICO UN LABORATORIO DE AJUSTES ENTRE PRIVILEGIADOS

México, sus ciudadanos, su comunidad observa que entre las élites de su gobierno a la par de sus oligarquías en sectores de productividad, comercio, productos y servicios también se vive una guerra clandestina donde todos luchan por estar en la competencia del poder y la economía, la clase media solo es carne de cañón… la clase pobre esa a todos molesta… solo que está muy viva y al parecer  ese pulso puede llevar a un INFARTO al país entero.

¿Quienes son buenos o quienes son malos?, imposible de poder determinarse…. solo sabemos que entre ellos hay increibles capitales, intereses, pugnas, cotos de poder, de mercados, de capitales…

Todos son jugadores profesionales de la más alta esfera en México y en varias partes del mundo…

Todos ligados al poder económico y político del país… todos ellos con fortalezas corporativas e inmensos despachos de abogados al servicio de sus empresas, de sus familias y de sus intereses…

Muchos de ellos ligados a grandes fundaciones que operan esquemas sociales como TELETON, Ciudad de la ideas en Puebla, infinitas aportaciones dedicadas a causas nobles… algunas con estrategias fiscales audaces y otras con audaces plataformas bursátiles.

Hombres y mujeres que no tienen a México y a los mexicanos en sus planos de competencia, no estamos en el radar de sus escalas… simplemente no existimos, nuestra creatividad o visiones son irrelevantes… Con uno de estos personajes que nos tome en cuenta México sería otro en el planeta…

El México de Ayotizapa

El México de Ayotizapa

MÉXICO UNA ESPERA DE MÁS DE 200 AÑOS POR LA JUSTICIA Y LA IGUALDAD

Ayotzinapa, una marca más a la gran cadena de impunidades de un país sumido en la desgracia, que entre la elocuencia crítica de sus comunicadores, la desequilibrada y confundida entidad estudiantil, la perdida dirigencia burócrata, y la golpeada clase media, son el caldo para cultivar una revuelta más allá de los pensamientos.

Como editor de un proyecto que aporta visiones positivas hacia un México que debe de salir adelante con mejores esquemas de calidad de vida, de productividad, las opciones las veo limitadas… por un lado un presidente que es para mi un vocero solamente… si un vocero de un sistema que en repetidas ocasiones expongo y que está en un privilegiado lugar (Los Pinos y Palacio Nacional) viviendo su propio infierno, si!! Entre Los Salinas de Gortari, Los Montiel, Los Hank, Los Slim, Los Azcárraga y los poderosos a quienes les debe respeto y pleitesía…

Por otra parte a Manlio Fabio Beltrones quien demuestra a cada paso su gran capacidad de gobernar desde las escalas de un Legislativo que conoce a la perfección y que en breve deberá de abandonar…

En un país donde los alacranes mayores, se deshacen de los menores, a quienes reducen a simples poderosos ya no cobijados por el sistema como son Diego Fernández, o el desaparecido Juan Camilo…  Hoy Los Pinos son operados por el régimen de los estados de México e Hidalgo… con una balanza de medios comprada pero lista para abandonar la escena si esto se complica más…  Gobiernos en el poder con menos del 40% de votos… Gobiernos con una sociedad que en su mayoría no los quiere, no los soporta, solo aguanta los embates del despilfarro, la impunidad y la esperanza de que llegue un grupo fuerte que solamente termine con el saqueo infinito…

El Glamur de los Mexicanos

Los Periódicos de Guadalajara

Los Periódicos de Guadalajara

Los Periódicos de Guadalajara en nuestra FANPAGE

Periódico EL OCCIDENTAL

Periódico EL OCCIDENTAL de Mario Vázquez Raña

Periódico ICONO

Periódico ICONO de Alvaro López Tostado

Periódico EL INFORMADOR

Periódico EL INFORMADOR de Carlos Alvarez del Castillo

Periódico MILENIO JALISCO

Periódico MILENIO JALISCO de Francisco González

Periódico MURAL de Alejandro Junto de la Vega

Periódico MURAL de Alejandro Junto de la Vega

Acceso a versiones digitales

Acceso a versiones digitales