Feliz Navidad una década cambia, otros retos nos esperan

Para quienes en esta década ejercimos el periodismo, aprendimos de el, de la fuente y de la audiencia, los retos que comenzamos a experimentar en este WIKILEAKS fin de año, nos llevan a redoblar esfuerzos por realizar un periodismo serio hoy mas que nunca, una plataforma que cada vez debe ser mucho más dinámica, mas sencilla, mas elocuente, mucho mas formativa e informativa…

Los Secretos del Poder... "State of play"

Tengo una reflexión que leo en una revista de ITSMO ahora en su 50 aniversario, donde Ernesto Uranga Flores hace la referencia a un axioma que Aristóteles llevó a máxima… “Soy amigo de mis amigos… pero soy mucho mas amigo de la Verdad”… Reflexion que pone a WIKILEAKS en la balanza, en ambos lados….

Muchas felicidades a todos los medios, periodistas, personas que están inmersos en el mundo de la información, en uno y otro lado de donde el mensaje forma parte de un usuario gracias a la tecnología…. Muchas Felicitaciones a Ocho Columnas que estrenó este día formatos y contenidos, lo mejor para Gonzalo Leaño, Michelle y todo el equipo que comanda Martín Holguín… Saludos Xavier Zaragoza del Círculo de Periodistas de Jalisco… un abrazo a todos

Etica periodística en la FIL

Reflexionan papel televisivo

GRUPO REFORMA (MURAL)Por José Armando García

(28-Nov-2010).- Con la presencia del periodista colombiano Javier Darío Restrepo en la conferencia inaugural “La Ética Periodística en el Trabajo Televisivo”, se inició, el Primer Encuentro sobre Televisión “Reflexiones sobre una Realidad Televisiva”.

El maestro Mario Ramos, quien es presidente del Colegio Estatal de Estudios Políticos y Gobierno y coordinador general del encuentro, dio a conocer ayer un poco más acerca de este foro, en el que se debatirá acerca del papel de los canales de televisión desde un punto de vista académico. “La Universidad de Guadalajara está en próximas semanas a abrir el canal 44 de televisión abierta, y pues el canal tiene la inquietud y ve que sería muy conveniente abrir un espacio de reflexión, debate, de los asuntos relacionados con la televisión desde un ámbito académico y también desde el ámbito profesional de la producción”, dijo Ramos.

Además de la presencia del colombiano, el encuentro tendrá la presencia de Jenaro Villamil, Magdalena Acosta, John Ospina, entre otros. Para Ramos, uno de los objetivos de este encuentro es reflexionar acerca del papel que tiene la televisión pública frente a la privada, en la que encuentra áreas de oportunidad. “Yo creo que sí hay muchas áreas donde se debe mejorar y creo que, ahí, una responsabilidad muy grande la tiene la televisión pública, la oferta que existe de televisión privada es más o menos limitada, uniforme, creo que hacen falta muchos aspectos en los que no entra la televisión comercial, que la televisión publica tiene obligación de entrar, programación que difunda la cultura, que promueva valores, la formación cívica, que no son temas relevantes para la televisión privada, creo que hay ahí una gran veta para explotar”, comentó Ramos.

Un objetivo planteado por el encuentro es la búsqueda de contenidos para los canales universitarios, y dentro de este plan se incluye la presencia de tres invitados de Colombia.

El zumbido del gurú Javier Darío Restrepo y el canal 44 RADAR Jaime Barrera Rodríguez

Tuve el honor de presentar ayer al maestro Javier Darío Restrepo, periodista colombiano con 53 años de trabajo periodístico y una de las voces más autorizadas para hablar del tema de la ética periodística, en su participación como conferencista inaugural del Primer Encuentro sobre Televisión: ‘Reflexiones sobre una realidad televisiva’, que abrió ayer en el marco de la Feria Internacional del Libro y como preámbulo al lanzamiento del Canal 44 de la Universidad de Guadalajara.

Hoy tendremos el gran privilegio de que visite nuestra redacción.

Este veterano periodista es autor de 22 libros y maestro permanente de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano. En la página de Internet de la FNPI, Darío Restrepo da respuestas constantes a cientos de periodistas, que le preguntan a diario en su Consultorio Ético. Hasta ayer se tenía el registro de mil 60 consultas que le hacen colegas de toda América Latina y de otras partes del mundo. Es además, como seguramente lo habrán notado en las páginas dominicales de Público-Milenio, una referencia constante de nuestro defensor del lector, Juan Carlos Nuñez.

Y es que como señaló el Premio Nobel de Literatura 1982, el también colombiano Gabriel García Márquez, “la ética no es una condición ocasional, sino que debe acompañar siempre al periodista como el zumbido al moscardón”, al reflexionar sobre esta situación del periodista que se enfrenta cotidianamente a múltiples dilemas éticos en las decisiones que se toman en las redacciones de los medios de comunicación.

Hace 10 años tuve la oportunidad de asistir a uno de los talleres que sobre ética periodística impartió Darío Restrepo a colegas mexicanos en Tapalpa. Ayer que lo volví a escuchar, el zumbido de sus conceptos su oyó más fuerte y clarificador. Con su calidez y lucidez característica, actualizó las tesis principales de su libro El zumbido y el moscardón y nos recordó que los dilemas que ponen en conflicto al profesional de la prensa no lo enfrentan a la elección entre un camino bueno y uno malo, sino entre dos caminos buenos, y que el reto es encontrar el camino correcto, la mejor solución, aquella que respete los valores de la función social del periodismo, y que por encima de todo ponga el derecho de los ciudadanos a tener información veraz y completa de las historias que se le presenten. La ética, reiteró, lleva a la excelencia periodística.

Tras su ponencia ‘La ética en el trabajo televisivo’, Darío les dejó también un enorme reto a los directivos de la nueva televisión universitaria: hacer posible una televisión que rompa con la pasividad sumisa y genere en la teleaudiencia una proactividad creativa, que aporte a la democracia y sea un instrumento de servicio para ganar día con día su credibilidad. “Decir la verdad, aunque al poder siempre le estorbe”, les dejó de tarea.

jaime.barrera@milenio.com

MAS DE RESTREPO…. si desde la óptica ahora del Informador…

El autor colombiano destaca que en el periodismo hay que buscar equilibrio entre la razón y la pasión para publicar responsablemente

GUADALAJARA, JALISCO (30/NOV/2010).- Javier Darío Restrepo, ese viejo periodista que tiene un consultorio ético en la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano y es un referente en América Latina por aconsejar sobre la cobertura periodística responsable, está de nuevo en Guadalajara pero mañana se va: no quiere volver a pasar su cumpleaños, el próximo 3 de diciembre, fuera de su natal Colombia. Vino a presentar el nuevo canal de televisión de la Universidad de Guadalajara y dictó la conferencia inaugural del I Encuentro de Televisión Pública en el marco de la Feria Internacional del Libro.

Autor de El zumbido y el moscardón, un libro que plantea preguntas sobre el quehacer común en las salas de redacción y que involucran cuestiones éticas, Restrepo subrayó, en entrevista, la necesidad de que los periodistas actúen con responsabilidad profesional a las amenazas que sufre su oficio: “El periodismo fluctúa en extremos, entre los sentidos y la racionalidad, pero el periodista debe ser responsable con lo que publica. Hoy en día tenemos medios de cálculo, aquellos que dicen mucho en números pero no atrapan al lector; pero también tenemos medios muy sensacionalistas que llevan la sangre en la portada. Ninguno de los dos da periodismo de calidad”.

Una historia conocida

“El periodista debe ir a ver los hechos para poder contar lo que vio, pero muy pocas veces se detiene para reflexionar sobre lo que publica. Debe usar menos sus sentidos y más su inteligencia”, dice Restrepo, un periodista que no se cansa de saludar personas que lo reconocen en su andar pausado. Tiene dos aparatos para escuchar en las orejas y, en sus lentes, la vista de un hombre atento cuando se le pregunta cómo se debe cubrir el narcotráfico: “En México están viviendo cosas que nosotros ya pasamos hace 20 años (en Colombia): no aprendimos mucho, pero ya empezamos a vislumbrar cómo debemos hacerlo.

No hay que publicar sólo por publicar, porque al periodista quizá no lo matan por lo que dijo, sino por cómo lo dijo, por poner datos inexactos o porque se mete en la vida de los narcos y ellos son demasiado susceptibles: los insultamos sin querer”.

La lógica es sencilla: el narcotraficante viene de ambientes “probísimos” y poco a poco va subiendo de estatus hasta que logra un poder que sólo se reconoce en las armas. Cuando el periodista cubre hechos violentos y publica datos inexactos o narcomensajes, o cuando adjetiva, puede ofenderlo. De nuevo dice Restrepo: “Hay que buscar un equilibrio entre la razón y la pasión para poder publicar responsablemente”.

Restrepo también dijo que, aunque no está de acuerdo con ella, respeta la decisión del Diario de Juárez, el periódico de esa ciudad chihuahuense que publicó una editorial para pedir una tregua a los narcotraficantes: “No hay nada más respetable que el miedo de la gente”.

El compromiso con el oficio

Las amenazas del periodismo no están sólo en el narcotráfico, también en las redacciones hay un riesgo que pocos cuentan y muchos padecen: “Un periodista mal pagado es un periodista que hará una labor mediocre”. Y afirma, con la seguridad que dan las líneas de su cara, que no se puede hacer periodismo “mientras estás pensando en otras cosas, en completar la despensa, en hacer otros pagos”.

El colombiano dice conocer el modelo periodístico mexicano: “Sé que los periodistas mexicanos son muy divididos, muy individualizados… una salida podría ser la unión del gremio”, pues deben sentir que su labor es importante: “Deben ser alentados, estimulados y acompañados”, ya sea por sus medios o por sus compañeros. “Un periodista que hace periodismo de calidad dignifica a la sociedad”.

Darío Restrepo es el consultor ético por excelencia, pero él no se siente así: “Hablar de ética se piensa que es como ir al médico cuando le dice: ‘Esto no puedes comer, esto tampoco debes hacer, ni esto otro…’ y, cuando uno pregunta qué es lo que sí se puede comer, el médico se queda mudo. Hablar de ética es lo contrario: es hablar de posibilidades”.

La última vez que Darío Restrepo estuvo en la Feria Internacional del Libro vivió uno de los cumpleaños más emotivos que recuerda: “Después de mi conferencia, bajé del estrado y todo el auditorio me empezó a cantar Las mañanitas; lo disfruté mucho”. Pero este año él se va a casa antes de cumplir otro año más… y el periodismo mexicano se queda con sus historias, con el narco, con las amenazas dentro y fuera de las redacciones, y aún con muchas posibilidades.